Erasmo Ramírez sufrió su primer derrota del año. /AFP
Erasmo Ramírez sufrió su primer derrota del año. /AFP

Beísbol, Deportes, Destacado por Harold Briceño Tórrez,

Erasmo Ramírez titubeó en par de ocasiones ante los Marineros de Seattle y terminó siendo doblegado por primera vez en la actual temporada con score de 7-1. Jonrón de dos carreras del siempre peligroso Nelson Cruz en la primera entrada y cañonazo empujador de otras dos de Mike Zunino en el cuarto episodio fueron suficientes para arrebatarle el invicto a un Erasmo que ahora suma dos aperturas discretas de forma consecutiva.

Como si de una maldición se tratara, el primer episodio volvió a ser productivo para los rivales de un tirador nicaragüense en la actual temporada de Grandes Ligas. Esta vez fue el turno de Erasmo Ramírez, víctima de par de anotaciones en el amanecer del encuentro, situación que se ha vuelto una costumbre para él y su compatriota Juan Carlos Ramírez. Ayer, enfrentando a su ex equipo, Erasmo abrió su jornada dominando en elevado al jardín izquierdo a Ben Gamel, luego permitió sencillo de Boog Powell y tras dominar al peligroso Robinson Canó, el bombardero Nelson Cruz lo sacudió con un trancazo de cuatro esquinas que rápidamente puso la pizarra 2-0 a favor de los Marineros, el conjunto que años atrás le dio la espalda a Erasmo.

Ante Marineros. El nica se mostró titubeante en la loma de los infartos y esta vez los Rays de Tampa Bay no pudieron rescatarlo de la derrota

Las estadísticas difícilmente pueden ser burladas y lo ocurrido en la primera entrada con Erasmo lo confirmó, pues según los registros del mejor béisbol del mundo, en sus primeras cuatro aperturas de este 2017, el pistolero rivense tenía efectividad de 15,75 y la oposición le bateaba para 474 puntos en el primer episodio.

Se endereza

Sin embargo, las estadísticas de las Mayores también señalan que en sus primeras cuatro aperturas de la campaña, Erasmo mostró un brillante sentido de recuperación a partir de la segunda entrada, forjando una efectividad de 1,23 y reduciendo al bateo opositor a un pobre average de .173. Otra vez los datos no pudieron ser burlados, pues el derecho de los Rays, considerado “el pícher utility ideal” por su buen funcionamiento desde cualquier rol, empezó a mostrarse dominante ante la artillería de Seattle.

En el segundo inning, Danny Valencia le conectó sencillo, pero ripostó obligando a Taylor Motter a batear para doble play y fulminando por la vía del ponche a Jarrod Dyson. Enseguida, en la tercera entrada, dominó a Mike Zunino en línea al bosque derecho y tras recibir imparable de Gamel, ponchó a Powell y obligó a Canó a fallar en batazo por la inicial. Todo indicaba que con la confianza restaurada y el dominio recuperado, Erasmo se encaminaría a otra apertura de cifras sólidas.

Lo descifran

No obstante, el cuarto episodio fue una aproximación al infierno para Erasmo, pues los Marineros ampliaron la ventaja a 4-0, marcador que tenía apariencia de irremontable por la gran presentación monticular que estaba realizando Ariel Miranda, quien en cuatro entradas tenía en cero hits y cero carreras a los Rays. Todo comenzó con imparable de Nelson Cruz, siguió con sencillo de Valencia, se empeoró con un wildpitch y una base por bolas y concluyó con cañonazo remolcador de dos carreras de Mike Zunino, haciendo pasar a segundo plano los dos ponches que el nicaragüense propinó en este episodio, el primero a Kyle Seager y el segundo a Taylor Motter.

En el quinto, luego de dominar a Powell en elevado al bosque central y a Canó en roletazo a la zona de las paradas cortas, Erasmo fue sacado del montículo, terminando así una presentación discreta, la segunda de forma consecutiva tras haber fallado también en su última apertura ante los Rangers de Texas, equipo que le fabricó cuatro anotaciones limpias en dos episodios y un tercio el pasado 29 de mayo. No es para alarmarse, pero sí para que Erasmo analice los errores cometidos y realice los ajustes necesarios.


Noticias Relacionadas

La carrera de 23 temporadas en Grandes Ligas, la experiencia como entrenador en Ligas Menores y su paso como mánager de la Selección Nacional de Nic...

por Harold Briceño