Aunque la visibilización y la agenda mediática han contribuido con la comunidad trans, est sigue enfrentando retos. / Getty
Aunque la visibilización y la agenda mediática han contribuido con la comunidad trans, est sigue enfrentando retos. / Getty

Destacado, Espectáculos, Farándula por Metro Internacional,

En 1993 impactó en Estados Unidos el caso de Brandon Teena, quien murió golpeado por su reasignación de sexo. En 2015, gracias al despliegue mediático, Caitlyn Jenner fue plenamente aceptada en su transformación. Desde ahí, casos como el de Corey Maison, cuya emoción se hizo viral al recibir sus hormonas por primera vez, o el de Blue, la estudiante transgénero que pudo usar el baño correspondiente a su nuevo sexo como todos los demás, fueron favorables para sus protagonistas.

La viralización ayudó mucho a dar una conversación sobre los transgénero y su aceptación hoy en día. Pero más allá de esa pantalla de celebridades y algunas veces de glamurosa visibilización, hay debates por los que los trans luchan constantemente, que no solo ahondan en sus representaciones en una sociedad cisgénero, que todavía los mira con resquemor. Algo que también se ve en políticas públicas y gobiernos. Y por supuesto, los crímenes de odio que aún se ven a pesar de este impulso, son otra parte del panorama.

De hecho, la Coalición Nacional de Programas Anti-Violencia, reportó el año pasado que en Estados Unidos el 55% de las víctimas de homicidio de la comunidad LGBT fueron mujeres transgénero. El 78% de ellas experimentaron acoso, el 35% de ellas, asalto físico y el 12% abuso sexual. Y a nivel mundial, según la organización Human Rights Campaign, el año pasado murieron 22 transgénero por métodos violentos.

Ser trans es luchar por ser ciudadano

“El sistema, en general, quiere hacerte sentir que si tú eres trans es algo desagradable. Para acceder al tratamiento te tiene que dar el visto bueno un sicólogo cisgénero. A mí me argumentaron que mi cambio de sexo no ‘arreglaría’ otros problemas de mi vida, pero ¡arreglarán el aspecto de mi vida que yo quiero que arreglen! De los otros yo me ocupo”, afirma a Metro Izzy Martínez, un joven transgénero español de 29 años que tuvo que hacer sus propios descubrimientos de género solo y que suele enfrentarse aún a los prejuicios de la gente. Su familia lo ha apoyado de principio a fin, pero aún encuentra trabas en el sistema para ser lo que quiere ser a pleno derecho. Y eso que su país es uno de los más amigables en políticas trans, teniendo a Carla Antonelli, por ejemplo, como parlamentaria autonómica en Madrid.

Otro tanto tuvo que vivir Kim Zuluaga, la transgénero colombiana más famosa de su país. Cuando iba a su escuela tuvo que poner una tutela para seguir educándose como transexual. La ganó, aunque la batalla fue dura. De ahí, se catapultó en Twitter y hasta llegó a posar desnuda para la revista “Soho”.

“No busco fama, pues es difícil que en un país como el mío me acepten”, afirma para Metro. “He sufrido violencias incluso de la gente LGBTI. Por otro lado, a la gente le da miedo todo lo que no conoce bien. El cuento de la inclusión suena lindo, pero poca práctica tiene. Creen que si interactúan con los trans es porque los van a asociar con ellos de manera sexual o amorosa”, explica.

Sin embargo, países como Dinamarca, Malta y Argentina reconocen a los trans como ciudadanos y les garantizan inclusión en planes de salud pública porque aún tienen menos acceso a servicios de salud debido a factores de violencia, barreras legales y discriminación.

Tres celebridades que visibilizan a los trans

Caitlyn Jenner
Desde su mediático cambio en 2015 fue renuente al comienzo a ser portavoz de la comunidad trans. Pero pronto inició charlas de motivación y con MAC sacó un lápiz de labios cuya venta recaudó fondos para la comunidad trans. Sin embargo, aunque su reality mostró los desafíos de ser trans, no prosperó. Lanzó su libro de memorias este año.

Jazz Jennings
Su programa, transmitido en Discovery Home and Health, se llama “Soy Jazz”. Ha ayudado a visibilizar más casos como el suyo. Ya desde los seis años se sentía como una chica y decidió, apoyada por su familia, dar el paso. Apoyada por Stonewall, publicó su libro “I am Jazz” y también apareció como imagen de marca en “Clean & Clear”. Ahora tiene 17 años y sigue siendo inspiración para muchos.

Laverne Cox

Al igual que Jess, salió en la revista “Time” como una de las 100 personas más influyentes. Hizo historia en 2014, al ser la primera actriz abiertamente trans en ser nominada para los Emmy por su papel en “Orange is the New Black”. Sufrió de una infancia dura, llena de privaciones y bullying, que casi la hacen suicidarse. Afirma que su papel ha cambiado de cierto modo la percepción sobre los trans.


Noticias Relacionadas