/ Cortesía
/ Cortesía

Cine y Tv, Destacado, Espectáculos por Metro Internacional,

El actor, con casi 50 años de carrera artística, hace parte de Genius, la primera producción íntegramente de ficción de National Geographic, basada en uno de los científicos más brillantes del siglo XX

Un Óscar, dos Globos de Oro, tres Bafta, un Emmy y un Tony no son suficientes para Geoffrey Rush. El actor australiano, recordado por Shine, Life and Death of Peter Sellers, Shakespeare in Love, El discurso del rey y Piratas del Caribe, entre otras, fue a quien se le pidió encabezar el reparto estelar de Genius, la nueva serie de Nat Geo, que revela cómo Albert se convirtió en Einstein.

Rush, quien llevó su ejercicio de interpretación más allá para replicar la forma de pensar y ver el mundo que tenía el científico, se dejó guiar por los textos de Schopenhauer para descifrar su personaje.
En una entrevista en la que participó Metro, junto con otros medios de Latinoamérica, el artista habló sobre la superproducción, que marca su retorno a la televisión.

Usted ha tenido una larga carrera en cine y teatro, ¿así que cómo le fue  participando en esta  serie de televisión?

Fue un poco diferente. En 1980 hice una serie de 12 partes para la emisora ​​nacional en Australia y luego hice otra en 1996. En realidad, la primera fue la única vez en la que estuve realmente involucrado en televisión, hasta que apareció Genius, un proyecto impresionante y atractivo.

Soy un actor de personajes, y ahora que estoy en la mitad de los 60 tengo que admitir que Albert Einstein es algo parecido a lo que los viejos actores en los viejos tiempos catalogaron como desafiante y aterrador, pero era una oportunidad que no quería perder. Pensé que realmente tendría que enfrentar esto, porque es una historia magnífica.

 

¿Qué tan cerca trabajó con Johnny Flynn, el actor que cubre la adolescencia de Albert Einstein en Genius?

A Johnny lo escogieron una semana después de haberme escogido a mí. Ron Howard y Brian Grazer, el director y el productor de la compañía Imagine, respectivamente, habían visto una audición de Johnny, y cuando supieron que yo ya había firmado, se dieron cuenta de que había una similitud bastante fuerte. Johnny y yo hablamos, inicialmente en Skype, porque yo estaba en Melbourne y él en Londres. Le dije que hace 20 años había hecho Shine, en la que también había trabajado un mismo personaje con un actor más joven, así que descubrimos que no solo se trataba del parecido físico. Le expliqué que si yo hubiera visto fotos mías de hace dos décadas, sentiría que estaría viendo a una persona diferente. Cuando finalmente lo conocí en la capital inglesa, me llevó a su antigua escuela de teatro para estudiar el personaje. Pude ver a Einstein en noticieros, pero Johnny podía referenciar únicamente fotografías, porque no había nada más sobre Einstein antes de que él se hiciera famoso.

¿Ha estado en la presencia de algo o alguien a quien usted considere un genio? Si es así, ¿cómo sucedió?

Eso es interesante. Por ejemplo, Leonardo da Vinci no solo estaba haciendo dibujos para máquinas voladoras, basándose en su estudio anatómico de pájaros y cosas así, sino que podemos atribuirle haber elaborado un plan para el primer helicóptero. Eso también se aplica a Einstein, porque él podía tocar el violín y estaba obsesionado por Mozart. Esa es, creo, una conexión muy interesante porque Mozart era tan brillante, con estructuras matemáticas parecidas a las catedrales en la música, y Einstein lo entendió. Por lo tanto, creo que he conocido a mucha gente muy, muy talentosa, pero no sé si he estado en compañía de alguien realmente genial. Puede que me lo haya perdido. Probablemente he estado con algunos, pero personalmente no me he encontrado con eso.

Usted ha tenido personajes muy diversos e importantes a lo largo de su carrera, ¿tiene alguno favorito?
No, realmente me gusta el trabajo que me he encontrado a partir de ahora, creo que este es mi cuadragesimoséptimo año como actor, eso me hace sonar viejo, ¿no? Pero me gusta el trabajo en el que estoy.

¿Hay semejanzas entre Einstein y David Helfgott? ¿Interpretar al pianista lo ayudó en la preparación del papel del físico?
Bueno, no directamente. En mi preparación para Genius, antes de empezar el rodaje, estaba muy ocupado con los maquilladores y vestuaristas, porque realmente me gusta obtener la apariencia del personaje. Por lo tanto, trabajé muy de cerca para obtener el relleno adecuado y para asegurarme de cuántas pelucas y fases de las edades de Einstein iba a tratar, porque lo interpreto desde sus 40 años de edad hasta su muerte. (Para Shine), aunque no soy necesariamente un estudiante de filosofía, leí a Schopenhauer. El filósofo decía: “El talento golpea un objetivo que nadie más puede golpear” y es así, porque lo he visto con los deportistas, los músicos y, en general, la gente que es brillante. Pero Schopenhauer también dijo que “el genio golpea un objetivo que nadie más puede ver”, y para mí fue realmente perfecto y fue como una especie de marco alrededor del pensamiento de Einstein.

 


Noticias Relacionadas