/Agencias
/Agencias

Cine y Tv, Destacado, Espectáculos por Metro Internacional,

A dos semanas de su estreno, la nueva serie de Netflix basada en el libro homónimo de Jay Asher y producida por Selena Gómez (y su madre), sigue causando furor en las redes sociales.

Y que la historia no es fácil de digerir por involucrar temas actuales y polémicos de una forma cruda. Aunque por momentos se “disfraza” de un drama adolescente más, resulta imposible evitar que de vueltas en la cabeza la idea de que el acoso, la violación, el bullying, la depresión y el suicidio pasan en la vida real. No sólo en la escuela, sino en la vida laboral y en cualquier entorno en el que nos desarrollemos.

Es obvio que 13 Reasons Why es la historia de Hannah Baker y las cintas con las razones por las que se suicidó. Por lo que ciertamente hay un argumento que por lógica, prohíbe que se haga una segunda temporada. Sin embargo, teniendo en cuenta todos los cabos que quedaron sueltos al final, surge la excusa de que el público necesita respuestas e incluso los propios miembros del elenco.

**Advertencia, SPOILER ALERT**

“Realmente no pensé en cuánto se quedaría sin resolver al final”, expresó Dylan Minnette (Clay) para EW Enterteinment. “Creo que hay gran potencial para saber más sobre los personajes y hay muy buenas historias que contar. Aunque claro, también si ese fue el final, creo que es una buena manera de terminar”, dijo.

¿Qué hay del resto del elenco?

Ross Butler, quien interpreta a Zach, el jugador estrella de la selección de básquetbol de Liberty High, parece estar por retirarse de The CW’s Riverdale, la serie donde actualmente participa por “nuevos proyectos en camino”. El actor afirmó que la escena donde Tyler aparece con un estuche lleno de armas le causó mucho conflicto cuando leyó el guión. “Sabemos que compró una pistola en un punto de la serie, pero un estuche me lleno de dudas”.

Si dejamos correr la imaginación, podríamos pensar que Tyler está resentido contra todos y que las fotografías que tiene en el cuarto oscuro de cada uno de los personajes es una forma de decir que se irá contra ellos. Alex, el personaje con el cabello teñido de rubio, es al único que quita, pero podría deberse a que este lo defendió de un brabucón.

Tomando en cuenta que en Estados Unidos han habido varios atentados de estudiantes armados en las escuelas, no sería descabellado pensar que Tyler está planeando un ataque masivo.

Por su parte, Justin Prentice (Bryce) y Brian d’Arcy (James, el padre de Hannha) coincidieron con querer saber qué pasó con este primero. Si es que se va a redimir y pagará por sus crímenes. “Creo que como cast estamos ansiosos por descubrir cuanto se pueda”, dijo Prentice.

Lo cierto es que, aunque el escritor, Jay Asher, cerró con el último capitulo del libro, es difícil no atarse a los personajes individualmente ya que todos tienen situaciones que vale la pena analizar y resolver. Justin vivió bajo el techo de una madre alcohólica, drogadicta y con una pareja que la violentaba a ella y a él. Al final, este se escapa y se queda en la calle, con un arma en la maleta y una depresión eminente. Por otro lado, los padres de Hannah por fin descubrieron las cintas de su hija con la confesión de Bryce incluída. ¿Se saldrá con la suya?, ¿por qué Tyler tenía toda una colección de armas de alto calibre en su maleta de fotografía? y ¿qué pasó con Alex y el tiro que se dio en la cabeza?

Los efectos de ver esta serie preocupa a expertos

Por lo pronto, la Fundación Nacional para la Salud Mental Juvenil de Australia declaró que la serie ha afectado más de lo que se pensaba, pues han recibido un número creciente de llamadas y correos electrónicos relacionados con el programa y un malestar general en torno al tema del suicidio. La entidad está tomando medidas para que la gente sea más consciente de los peligros y riesgos asociados para los niños y los jóvenes que han sido expuestos a estas situaciones.

Mientras, algunos expertos en salud mental afirman que el programa podría suponer riesgos para la salud de ciertos jóvenes vulnerables o propensos a tener pensamientos suicidas. Otros sugieren que ofrece una valiosa oportunidad para abrir debate en las escuelas sobre el riesgo del suicidio en los jóvenes, así como también una forma de enseñarles a identificar signos de advertencia de depresión o pensamientos suicidas entre sus compañeros y por supuesto, que bajo ningún motivo el suicidio es una opción para solucionar los problemas. Además, es una forma abierta de poner sobre la mesa los temas de acoso y violación, los cuales suelen ser evadidos por muchos.

De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, el suicidio es la tercera causa de muerte entre jóvenes de entre los 10 y los 24 años y que cada año, alrededor de 157 mil jóvenes reciben atención médica por lesiones autoinfligidas.

La serie muestra imágenes muy explícitas que mientras para unos son parte del show, otros no lo ven como “una actuación y efectos especiales” sino como algo muy real con lo que los afecta emocionalmente. La Asociación Nacional de Psicólogos Escolares explica que la exposición al suicidio de otra persona y las escenas tan gráficas o sensacionalistas de la muerte pueden ser uno de los muchos factores de riesgo para los jóvenes que luchan con enfermedades mentales y una razón por la que piensan en el suicidio.

 


Noticias Relacionadas