No hacen falta dietas, basta con tener una alimentación equilibrada y practicar algo de deporte o masajes / Agencias
No hacen falta dietas, basta con tener una alimentación equilibrada y practicar algo de deporte o masajes / Agencias

Destacado, Tendencias por Paola Silva,

Volver a la oficina o universidad, retomar los horarios, el deporte, o cualquier actividad que realizabas cotidianamente antes de enrumbarte a las vacaciones, no es fácil, pero “¿Dónde está escrito que el final de las vacaciones sea el inicio de una condena?” reflexiona para el sitio ABC, Pedro Palao Pons, coach personal y experto en comunicación de Tisoc Coaching, la escuela europea líder en coaching en español.

De acuerdo a Palao “tendemos a idealizar las vacaciones y a pensar en el resto de año como una serie de calamidades. Pero la realidad es que ni las vacaciones son tan perfectas ni las semanas que restan tan horribles”.

Si hoy lunes estás sintiendo un cansancio extremo, fatiga, falta de apetito, sueño, dificultad para concentrarte, falta de interés, irritación, nerviosismo, tristeza, falta de motivación e incluso dolores estomacales o musculares, tenes frente a vos los síntomas del tedioso síndrome postvacional, aquel que según los psicólogos ocurre cuando rompemos bruscamente la rutina diaria. Sin embargo, ¡No te alarmes! pues el problema es pasajero, tarda en desaparecer el tiempo que emplea el organismo en volver a habituarse a la rutina, es decir, entre 3 días y 3 semanas.

Consejos

Asimilar el fin de las vacaciones es cuestión de plantearte una actitud positiva y agradecida con la vida, y para ayudarte te compartimos unos consejos de Tisoc Coaching que harán más agradable la vuelta a la rutina.

  1. Adiós con el corazón.

La realidad está en frente tuya. Resulta difícil volver a la rutina teniendo en mente lo mucho que disfrutaste durante las vacaciones. Hay que enfrentarse al día a día con los aspectos más agradables de la rutina y olvidar aquellos pensamientos que nos trasladen de nuevo al pasado y a opciones que ya no son factibles.

  1. La vida es bella

Y porque es bella debes respetar cada día el tiempo para vos mismo. Es necesario programar un tiempo de ocio personal -ya sean 15 minutos o 2 horas- pero se hace imprescindible un tiempo de disfrute personal para ajustar la vida a los nuevos ritmos de la rutina.

  1. Agradece tu tiempo de vacaciones

No toda la vida es de ocio y no todos tienen el privelegio de poder disfrutar de un tiempo de vacaciones. Así que si tuviste tus días libres este verano, sentite agradecida a la hora de volver al trabajo con actitud positiva.

  1. Bajate ya de la nube

Desconectarte de todo y de todos provoca una sensación de bienestar que hace que “la euforia vacacional” nuble la realidad, el día a día y las responsabilidades. replanteate tus metas que sean muy concretas, medibles y realistas, de otro modo solo valdrá para caer en la frustración.

  1. Pensar a corto plazo

¿Por qué pensar en las siguientes vacaciones largas, si tenes este próximo fin de semana? La meta corta estimula, la muy larga, incomoda. Empezar la cuenta atrás para las próximas vacaciones es una de las peores ideas que se podés tener.

  1. De vacaciones todo el año

Es de gran utilidad incorporar hábitos de las vacaciones a la rutina del trabajo. Por ejemplo el hecho de desayunar con tiempo leyendo el periódico es algo asociado al tiempo libre, pero es posible hacerlo sin mayor esfuerzo cada día antes de ir a trabajar, si organizas adecuadamente tu tiempo.

  1. Retoma tus hábitos saludables

Es importante llevar una vida sana. No hacen falta dietas, basta con tener una alimentación equilibrada y practicar algo de deporte o masajes,  pero si tenes en mente tus metas fit, entonces no perdas este día para trabajar en ellos.

 


Noticias Relacionadas