Cheslor Cuthbert fue quien le dio inicio a la pesadilla de Juan Carlos en el cuarto episodio. /Getty Images
Cheslor Cuthbert fue quien le dio inicio a la pesadilla de Juan Carlos en el cuarto episodio. /Getty Images

Beísbol, Deportes, Destacado por Harold Briceño Tórrez,

En un mismo juego, el meteórico lanzador nicaragüense Juan Carlos Ramírez transitó por el cielo y el infierno. Dominó primero y luego dramáticamente cedió ante el ímpetu del rival. Lanzó tres episodios de cero carreras y seis ponches, pero luego tiró 1.2 innings de cinco carreras, incluyendo cuatro empujadas por dos cuadrangulares. Por si fuera poco, fue el responsable de que Cheslor Cuthbert saliera del encuentro tras ser golpeado por uno de sus envíos. Afortunadamente para JC, los Angelinos se inspiraron y en el cierre de la quinta entrada le dieron vuelta a la pizarra 6-5, librándolo de la derrota.

Para Ramírez, la jornada tuvo un inicio brillante, digno de ser recordado. Abrió ponchando a Whit Merrifield, dominando en elevado al central a Cheslor Cuthbert y en línea a la misma zona a Paulo Orlando. En el segundo inning, gozando de una venta de 1-0, dominó en fly al derecho a Eric Hosmer, eliminó por la vía de los strikes a Salvador Pérez y tras recibir imparable de Brandon Moss ponchó a Peter O´Brien. En el tercero, el nica siguió con su actuación dominante. Tras sencillo de Crhistian Colón, hizo abanicar la brisa a Drew Butera y dominó en roletazo para doble play a Merrifield.

Cheslor empezó todo

Cheslor Cuthbert fue quien le dio inicio a la pesadilla de Juan Carlos en el cuarto episodio. El pelotero costeño, que alineó como segundo bate y defensor de la intermedia, le conectó sencillo al jardín izquierdo a su coterráneo, acto seguido Orlando mandó la pelota al otro lado del muro central, modificando la pizarra a 2-1.

Todavía aturdido, JC recibió cañonazo de Hosmer y tras doblegar a Pérez, Moss lo sacudió con otro cuadrangular por el jardín central. Entonces el nica ya perdía 4-1 y luego de sacar los dos últimos outs, se pensó que no saldría en el quinto, pero no fue así. El nica regresó y los Reales siguieron descifrándolo. Dobles consecutivos de Butera y Merrifield produjeron la quinta carrera de Kansas City, y pese a que le conectaban con gran contundencia,

Ramírez siguió en la loma y golpeó a Cuthbert, quien tras el pelotazo no siguió en el juego. Cerró JC  su actuación ponchando a los dos últimos bateadores que enfrentó, pero sin poder completar la entrada, dejando su efectividad en 5.98.


Noticias Relacionadas

La noticia más esperada en las últimas semanas sobre la selección de béisbol que participará en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos Managua...

por Harold Briceño Tórrez