Decenas de turistas visitan cada semana este monumento/ Foto de @jon_crcs
Decenas de turistas visitan cada semana este monumento/ Foto de @jon_crcs

Destacado, Turismo por Lésber Quintero,

Un monumental Jesús da la bienvenida a los cientos de turistas que van de vacaciones a la espléndida playa rodeada de montañas, en la bahía de San Juan del Sur.

Con su dedo índice derecho el Cristo apunta hacia al sur y desde ahí se puede disfrutar la majestuosidad del océano Pacífico, las montañas de Nicaragua y a lo lejos, las de Costa Rica. La imagen de Jesús de la Misericordia, creada e instalada en junio del 2009, en la zona más elevada de la bahía da origen a una atractiva ruta de peregrinación, en la que el fervor  religioso se combina con el turismo.

Se trata de la peregrinación del “Miércoles Santo”  que desde el 2013 promueve el sacerdote  Bismarck Cruz Rodríguez,  de la parroquia  San Juan Bautista de esta ciudad turística.

“La idea de promover esta peregrinación surgió cuando llegué a esta parroquia  y al ver el monumento dedicado a Jesús de la Misericordia, decidimos aprovechar la imagen, para promover esta ruta del Viacrucis con sus 15 estaciones, en las que meditamos     los momentos y sufrimientos vividos por Jesús para salvarnos del pecado”, relató el sacerdote.

La imagen  de 24 metros de altura fue creada y diseñada por el escultor  costarricense Max Ulloa (fallecido a inicios de este mes)  y se eleva a 110 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo que el recorrido de los feligreses requiere de mucho esfuerzo.

Con zapatos tenis y ropa ligera y movidos por la fortaleza de su fe,  los   devotos de la imagen  se concentran en la parroquia, donde inicia el peregrinaje a partir de las 6 de la mañana. “En el recorrido y las estaciones vamos rezando y la caminata incluye una penitencia que es subir la empinada cuesta donde se localiza  la imagen”, expresó el párroco.

Agregó que en el   Viacrucis participan más de 300 personas  y que año con año se van sumando  nuevos  feligreses, incluyendo turistas nacionales que llegan a vacacionar  a San Juan del Sur, durante Semana Santa.

“Esta es una tradición realmente reciente y es una actividad piadosa y turística  que organiza la pastoral familiar de la parroquia y poco a poco va a ir integrando nuevos feligreses y creemos que va a llegar a ser de interés nacional”, señaló.

La peregrinación tarda entre 5 y 6 horas y al llegar al monumento, se realiza la última estación, luego  se celebra una misa y posteriormente inicia el descenso a la ciudad.

Una de las feligreses que ha participado en los primeros cuatro peregrinajes es Mirna Granja  de 65 años, quien señala que la actividad religiosa  es un encuentro con Dios a  través de la imagen de Jesús de la Misericordia.

“En el Viacrucis vamos recordando que Jesús es amor y que por nosotros se entregó a una muerte de cruz y aunque el trayecto es cansado y en especial para los que no están a acostumbrados a caminar y escalar alturas, es una actividad religiosa en la que el que  se mueve  para ofrecer un sacrificio al señor no se cansa”, puntualizó Granja.

La imagen compuesta por 195 piezas de fibra de vidrio  y catalogada como la más alta de Centroamérica  fue construida por petición del inversionista nicaragüense  Erwin González Bendaña,

“Construir esta imagen era mi sueño, yo tenía una promesa  porqué Jesús de la Misericordia me ayudó a curarme completamente de un cáncer de próstata  y cuando me realizaron la cirugía hace 17 años, esta fue todo un éxito y por eso dediqué la parte más exclusiva del complejo residencial para instalar la imagen”, comentó González.

La imagen se erige con vista a la ciudad y desde la cima los visitantes pueden apreciar paisajes escénicos, exclusivos  y según González, la imagen está en una posición  ideal para bendecir  a San Juan del Sur.


Noticias Relacionadas