/globalresearch
/globalresearch

Destacado, Mundo por Felipe Herrera,

WikiLeaks publicó ayer martes, cientos de documentos que describen un sofisticado programa de intervención de smartphones, computadores y televisores conectados al internet usado por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la CIA.

En caso de que los documentos sean reales y auténticos, esto significaría el último golpe y un problema serio para la CIA. Esto confirmaría que la organización tiene, efectivamente, sus propias capacidades de intervención para ser usadas en espionaje.

La fuente de los documentos no es nombrada en la publicación, pero de acuerdo a WikiLeaks, esta “estuvo circulando entre ex hackers del Gobierno de Estados Unidos de forma desautorizada, y uno de ellos fue el que proveyó a WikiLeaks de una porción de archivos”.

Espionaje. La última publicación del controversial sitio liderado por Julian Assange ha liberado cientos de documentos que describen un programa usado para intervenir smartphones, computadoras e incluso los smart TV

Esto ocurre en un momento crítico para la organización, la que se siente incómoda estando en el centro de la opinión pública, según explica Joseph Fitsanakis, profesor asistente de Políticas en el Programa de Inteligencia y Seguridad Nacional de la Coastal Carolina University de Estados Unidos.

Esta ha sido la situación de la organización en los últimos meses, siendo objeto de críticas del presidente Donald Trump. Esto, después de que la CIA asegurara que el gobierno ruso intervino en las elecciones presidenciales del año pasado en favor del actual presidente.

“El perfil de la agencia se ha visto perjudicado dramáticamente desde que Trump asumió la presidencia del país, y esta última revelación mantendrá a su nombre circulando en los medios, lo que es precisamente opuesto a lo que ellos esperan que pase”, explica Fitsanakis.

ANÁLISIS

¿Qué significa esta filtración para la CIA?

– No hay duda de que esto pone a la CIA en una situación difícil. La agencia no puede cumplir con su misión si es que no preserva el secreto de lo que llaman “fuentes y métodos”, nombrando a las personas o los lugares de los que obtienen información, y las herramientas que usan para hacerlo. A diferencia de otras agencias del Gobierno de Estados Unidos, como el FBI, que recibe mucha atención pública, la CIA se siente incómoda cuando su nombre aparece en los titulares de las noticias.

¿Cómo debería ser entendido esto, teniendo en cuenta todo lo que ha pasado desde el año pasado con la intervención rusa a las elecciones presidenciales?

– Algunos creen que WikiLeaks ha sido usada por los servicios de inteligencia rusos, como plataforma para exponer secretos estadounidenses en un esfuerzo por desmoralizar al Gobierno. Si eso es cierto, esto puede ser visto como una parte de una gran guerra de la información llevada a cabo por Estados Unidos y Rusia, la que incluye la intervención de los servicios de espionaje rusos en las elecciones presidenciales del año pasado. Por otra parte, esto solo podría ser también una fuga puntual, como ocurrió con el llamado “Cablegate” en el 2010. Sin importar quién esté detrás de esto, el cable es muy complicado para el trabajo de la CIA e intensifica la discusión sobre la dificultad de mantener secretos en la era digital.

¿Cuánto de esto sabe el presidente de Estados Unidos?

– Dudo que el presidente sepa algo de esto. Los presidentes tienen la máxima privación en cuanto a estas cosas, y puede ser excluido de toda la información que posee la Comunidad de Inteligencia. De todas formas es muy raro que los presidentes quieran saber detalles sobre “métodos y fuentes”. Están lo suficientemente ocupados manejando los asuntos del Gobierno, por lo que es raro que se interesen por los análisis de inteligencia.

¿Qué podemos esperar de esto?

– El estado actual de la política estadounidense es muy volátil en este momento. Casi todas las semanas hay una crisis doméstica. La maquinaria del Gobierno se ha vuelto extremadamente politizada y esta última revelación se convertirá, sin duda, en alimento para las disputas políticas que se están produciendo en Washington. No puedo pensar en otro momento en el que la política estadounidense haya sido tan impredecible, y la última revelación de WikiLeaks hará que esto, sin duda, sea mucho peor.


Noticias Relacionadas