/Philip Platzer, Red Bull
/Philip Platzer, Red Bull

Deportes, Destacado, Otros Deportes por Mario Misael Centeno,

El austriaco Markus “Max” Stöckl rompió su propio récord mundial de velocidad sobre bicicleta en el desierto chileno de Atacama, con una marca de 167.6 kilómetros por hora.

Stöckl rompe su marca personal obtenida en el año 2011, cuando de manera magnífica descendió en 164.95 km/h sobre la superficie del volcán Cerro Negro, en Nicaragua. En ese año, el hecho no causó tanto revuelo internacional pese a marcar el nuevo récord de velocidad mundial con una bicicleta de montaña.

“Estoy exhausto, a pesar de que solo fueron 20 segundos de más. No puedo expresar mis sentimientos. Aunque fueron solo 10 o 15 kilómetros por hora más deprisa que en la prueba de entrenamiento. Al verme en la cumbre, mirar hacia abajo y sentir la adrenalina guardo un momento que nunca olvidaré”, dijo el ciclista a agencias noticiosas.

La nueva marca del ciclista llega tras alcanzar la madurez de su técnica, luego de seis largos años de esfuerzo y más de ocho intentos previos en el desierto de Atacama en la costa del Pacífico de Chile.

El austriaco, resaltó que después de experimentar sobre la superficie volcánica de Nicaragua decidió ir a Sudamérica buscando nuevos retos en su carrera profesional.

“Con el descenso de Nicaragua no me divertí todo lo que quería, no fue un gran reto. Cuando regresé a casa empecé a buscar otra montaña desde la que tirarme. La encontramos en Chile”, afirmó Stöckl.

En una pendiente de 45 grados, el deportista completó los 1.200 metros en apenas once segundos tras años de entrenamientos especializados. También se midieron las 170 pulsaciones por minuto que alcalzó su actividad cardíaca durante este nuevo récord mundial.

Comparación de velocidades de sus últimas dos marcas

En el volcán Cerro Negro, había recorrido una pendiente de 500 metros, de arriba hacia abajo, en el sector oeste, que ocupa una inclinación de 40 grados. Utilizaba un casco aerodinámico, vestuario ajustado, zapatos y lentes oscuros. La travesía duró alrededor de 40 segundos.

En esta última marca establecida en Chile, Max llevaba un traje especial, similar al que usan los corredores de esquí. El casco que se usaba fue especialmente diseñado por él, y no cambió nada del diseño de la bicicleta de montaña que ha usado en los últimos años, una Mondraker.

Stöckl probó la pendiente ocho veces para elaborar una línea ideal y para obtener una técnica de velocidad que había practicado en la ladera para tratar de batir el récord mundial.

El atleta de las dos ruedas ha señalado muchas veces que su deseo en el deporte extremo es impulsado por la necesidad de la velocidad. Le gusta bajar una pendiente tan rápido como sea posible y ha estado estableciendo marcas de prueba en la práctica del ciclismo de montaña durante más de 20 años.

Un documental completo sobre su hazaña se transmitirá en Red Bull TV el 20 de abril de 2017.

El volcán Cerro Negro hito del ciclismo de montaña

No solo Stöckl ha incluido a Nicaragua en su carrera de ciclista profesional, también ha sobresalido en nuestro país la gran leyenda Eric Barone, quien estuvo cerca de perder la vida, sobre un accidente de bicicleta, luego de romper marca de descenso de bicicleta sobre el Cerro Negro, en 2002.

A Barone lo llaman el “Barón Rojo”. Había establecido marca de 172.661 km/h en Nicaragua. En ese momento, los medios estaba filmando su hazaña, cuando fueron testigos de que al final de la carrera su bicicleta se partió en dos y rodó por las faldas del volcán nicaragüense.

El accidente de Barone (2002) y la marca de Stöckl (2011), volcó la atención total de las principales marcas patrocinadoras de deportes extremos del mundo y de las autoridades de turismo en el país.

Nació el interés de muchos deportistas y turistas en la prática de actividades más alternativas como el resbalar sobre la superficie del volcán, actividad que se le denominado sandboarding, volcano boarding o simplemente surfear sobre arena volcánica.


Noticias Relacionadas