/Archivo
/Archivo

Beísbol, Deportes, Destacado por Harold Briceño Tórrez,

Los últimos días de Cheslor Cuthbert ha transitado entre la esperanza y la incertidumbre, entre el ser y no ser titular con los Reales de Kansas City. Ayer, en el campo de entrenamiento de la mencionada franquicia, el joven pelotero isleño inició una tórrida batalla por hacerse de un puesto estelar en el equipo que lo vio debutar en las Grandes Ligas en 2015. Sin embargo, en un contexto de más dudas que certezas, el panorama luce incierto para el pinolero, que pese a impactar el año pasado, enviando señales de establecimiento, es considerado “un jugador sin posición”.

De acuerdo con Jeffrey Flanagan, redactor en MLB.com, una de las escenas del primer día de spring training de los Reales fue la de Cuthbert trabajando en la segunda base con el coach de cuadro interior del equipo.

A esa breve descripción, Flanagan le añadió un comentario que retrata la realidad actual de Cheslor. “Cuthbert representa uno de los temas interesantes de los entrenamientos de Kansas City este año. El centroamericano ya no tiene opciones de liga menor y con Mike Moustakas volviendo a la tercera base, junto a la batalla entre Whit Merrifield y el puertorriqueño Christian Colón por la intermedia -además de la presencia de Brandon Moss como designado- Cuthbert podría ser un jugador sin posición”.

Muy difícil

Un horizonte similar o más alarmante describió Rustin Dodd del The Kansas City Star hace cuatro días en un artículo en el que planteó cinco preguntas sobre la preparación de los Reales para el spring training. “Si Cuthbert no puede hacer arranques ocasionales en la segunda base, es difícil imaginar cuál sería su papel durante el transcurso de la temporada. Cuthbert está fuera de las opciones, lo que significa que debe comenzar la temporada en la lista de 25 jugadores o ser expuesto a otros equipos. Con Mike Moustakas de vuelta en la tercera base y Brandon Moss establecido para unirse a la rotación como bateador designado, el papel de Cuthbert podría limitarse a los comienzos esporádicos en la tercera base o servir como el designado contra el pitcheo zurdo. Salvo que alguien se lesione, podría resultar difícil mantenerlo involucrado”.

Ante semejante torbellino de incertidumbre, Cuthbert mantiene la esperanza. “No estoy seguro de lo que pasará”, le dijo a Flanagan, añadiendo que “voy a seguir trabajando, tratando de jugar tantos puestos como pueda, no me han dicho nada, pero estoy listo para cualquier cosa, jugaré donde sea que me quieran”.

Esa debilidad

Según Flanagan Cheslor “es un tercera base natural, posición en la que puede explotar su capacidad de reacción y su gran brazo”, sin embargo, señala el escritor que sus habilidades no resultan ser tan buenas cuando se habla de trabajar en la parte media del infield. “Los scouts describen su juego de piernas como lento en la segunda base y su rango como mediocre en el mejor de los casos”. Con tal descripción, el isleño no tiene, defensivamente hablando, con qué hacerle frente al resto de peloteros que luchan por esa posición.

Por ahora, solo queda estar a la expectativa del accionar de Cheslor en los entrenamientos, en los que necesita confirmar que es un pelotero digno de estar a diario en la alineación de un equipo de Grandes Ligas.


Noticias Relacionadas

De acuerdo con el analista Matthew LaMar, el infielder nicaragüense Cheslor Cuthbert bien podría ser considerado como uno de esos jugadores a los qu...

por Harold Briceño Tórres

Cheslor Cuthbert se ha convertido en un bateador irregular. Un día conecta dos jonrones, tiene una breve racha conectando hits, y posteriormente entr...

por Iván Flores