Destacado, Estilo de Vida, Tendencias por Luz Lancheros /MWN,

Esta joven guatemalteca tiene una pasión tan inmensa como su talento. Eso ha hecho, irónicamente, que sea la diseñadora de moda más reconocida de su país, cuando al ser discriminada por tener Síndrome de Down, no pudo terminar su formación en una de las universidades de moda locales.

Tiene 19 años y Síndrome de Down. Su pasión por la moda la ha llevado a inspirar y a recibir el cariño de miles

Tiene 19 años y es la cuarta hija de Isabel Tejada, quien la ayudó a cultivar su amor por el diseño y a encausarla en un oficio que ya la ha llevado a grandes capitales de la moda como Londres. Allí se presentó como artista emergente en la International Fashion Showcase, en la Semana de la Moda de Londres el año pasado. Asimismo, su marca, Down to Xjabelle, es un claro homenaje hacia el arte tradicional guatemalteco, que combina con siluetas contemporáneas, auténticas y coloridas. Con dos colecciones oficiales y una tienda online que ya vende en Estados Unidos, Isabella Springmühl ha logrado mostrar su visión alrededor del mundo.

METRO habló con ella de su pasión y sus proyectos.

¿Cómo descubriste tu amor y gusto por la moda y cómo desarrollaste tu talento?

Yo descubrí la moda desde pequeña. Mi abuela tuvo un atelier que hacía ropa usando tejidos de Guatemala, entonces creo que el diseño corre por mis venas. Mi mamá me cuenta que yo pasaba horas viendo revistas. Luego, hacía diseños en papel. Más tarde, jugando, hacía vestidos para mis muñecas de trapo. Como no sabía coser, los pegaba con alfileres. Asimismo, para poder graduarme tuve que hacer un proyecto de vida, en el que tenía que identificar qué es lo que quería hacer a corto, mediano y largo plazo.

Fue cuando vi que lo que más me gustaba era el diseño y ser una diseñadora, tener mi propia marca y exportar a todo el mundo. He tenido mucha suerte y soy feliz porque he logrado  muchas cosas.

¿Qué es lo que te inspira a crear?

Yo quiero transmitir mis sentimientos. Yo tengo amor por todos y quiero que mis diseños sean felices, alegres y llenos de color.  Guatemala tiene unos tejidos hermosos, que son los que uso para diseñar. Cada uno es hecho en telar de cintura y algodón o seda. Me inspira mi país. Y el amor.

2 colecciones oficiales conforman la propuesta de Isabella Springmühl

¿Cómo es tu rutina diaria?

Es distinta cada día. Después de desayunar me voy a clases de costura, o de equitación, o de tenis. También de zumba. Todos los días me siento en mi atelier a diseñar, para que las costureras y bordadoras hagan realidad mis creaciones. Por las tardes, paso al atelier y además, tomo clases de diseño por computador.

¿Tienes algún tipo de guía para plasmar tus creaciones? ¿Cómo pasan a ser realidad?

Tengo libros de maniquíes donde dibujo mis diseños. Luego, los coloreo. Después, en el programa de computación los hago en 3D, los imprimo y con eso voy al atelier. Ahí, ya doy instrucciones para las costureras y bordadoras. Con su ayuda, los diseños se convierten en piezas que luego vendo.

Sus creaciones son coloridas y atemporales. /Down to XjABELLE

¿Cómo creaste la marca y en qué se inspira?

Esta se llama Down to Xjabelle. “Down”, porque yo tengo Síndrome de Down y además, porque Xjabelle era el nombre del atelier de mi abuelita. Guatemala es mi fuente de inspiración. La amo. Amo su colorido y sus tejidos, que es lo que las mujeres han creado por cientos de años. Y esa es mi manera de hacer homenaje a las mujeres indígenas.

¿Qué es lo más hermoso que has vivido como diseñadora?

Es que me conozcan por lo que hay en mi corazón y por mi trabajo, para demostrar así, que las personas como yo  podemos lograr nuestros sueños. Me siento muy feliz y emocionada por todo ese amor que recibo de tanta gente alrededor del mundo. En verdad, me alegra ser querida por ellos.

¿Cuál quieres que sea el futuro de Downto Xjabelle? ¿Quieres estudiar moda?

Quiero exportar mi marca a todo el mundo. Que conozcan Down to Xjabelle por su colorido y alegría. Quiero seguir participando en las invitaciones a presentar mis colecciones en los países en los que me inviten y sueño con participar en el Fashion Week de Nueva York o Milán. Seguiré trabajando mucho para alcanzar mis metas. Por ahora, estoy en clases de corte, confección y diseño por computadora. Pero no he perdido la esperanza que cuando miren todo lo que he logrado, me dejen entrar a la universidad, como cualquier chico.


Noticias Relacionadas

Presentamos un resumen de pasarelas, looks y accesorios que se hicieron virales en redes sociales. De lo conceptual e identitario al revival reinve...

por Luz Lancheros