La tropa pinolera buscará su primer triunfo en esta Copa Uncaf y el primero también sobre Honduras. /Cortesía Emir Alfaro
La tropa pinolera buscará su primer triunfo en esta Copa Uncaf y el primero también sobre Honduras. /Cortesía Emir Alfaro

Deportes, Destacado, Futbol por Alejandro Sánchez S.,

La Selección Mayor de Fútbol de Nicaragua vivirá esta tarde (3:00) su primera prueba de fuego en la Copa Centroamericana de la Uncaf, que se jugará desde hoy y hasta el próximo 22 de enero. El seleccionado de Honduras prondrá a prueba por primera vez en este torneo a la Azul y Blanco, cuyo principal objetivo es capturar uno de los cuatro boletos directos a Copa Oro de la Concacaf, que se disputará en julio próximo.

Honduras será el primer rival. El partido se jugará en el Estadio Rommel Fernández

Precisa el equipo que dirige el estratega Henry Duarte aplicar el fútbol dinámico que ha mostrado desde su paso en eliminatorias mundialistas y mantener un mínimo margen de error frente a un rival que le ha sacado triunfos en las seis veces que se han enfrentado en este tipo de justas. Aunque el de hoy será el primero de cinco juegos que sostendrá Nicaragua y no sufrirá apreturas clasificatorias, es clave arrancar con pie derecho, ya sea con empate y en el mejor de los casos con triunfo.

En el plano deportivo, Duarte tiene el panorama despejado, identifica quiénes son sus elementos estelares y salvo una que otra modificación, los titulares para enfrentar a Honduras estarían definidos. Empezando por la portería, Justo Lorente es el mejor posicionado por su mayor experiencia internacional y su probada calidad en el balompié casero. Diedrich Téllez y Róger Sánchez tendrán que esperar por su momento de protagonismo.

En defensa, quizá el sector más definido, saldrían Luis Fernando Copete y Jason Casco como centrales; Manuel Rosas en el costado izquierdo y Josué Quijano en el derecho. Pese a su contextura física, corpulento y de buen tamaño, Ciryl Herrington se mantiene como la primera opción de recambio por “El Brujo” Quijano. Como medios de contención se proyectan Luis Peralta y Marlon López, una dupla que compensa la ausencia de un jugador como Franklin López.

Como puntas, salvo sorpresas, son fijos el capitán Juan “Iluminado” Barrera y Elvis Figueroa, con Daniel Cadena desempeñando su nuevo papel como enlace, posición que adoptó por requerimiento del técnico Duarte y en la que se desarrolló a la perfección contra Trinidad y Tobago en los amistosos de diciembre pasado. Por último, otra de las certezas de la Azul y Blanco es Jaime Moreno como centro delantero, habilidoso en el mano a mano, rápido en los desplaces y con visión panorámica en el acompañamiento.

Los catrachos

El equipo que dirige el técnico mundialista Jorge Luis Pinto, llega a la Copa Uncaf con numerosas bajas, pero sin dejar de ser ligeramente favorito sobre la tropa pinolera. Roby Norales, Romell Quioto, Alberth Elis y Esdras Padilla trascendieron la semana pasada como ausencias de la selección catracha, ese cuarteto pertenece al selecto grupo de “Legionarios” (futbolistas que militan en ligas fuera de Honduras) y cedieron sus puestos a jugadores de la liga local.

Donis Escober figura como uno de los elementos de mayor experiencia por ser el arquero titular en la hexagonal final de las eliminatorias mundialistas. No obstante, Luis López, quien milita en el Real Club Deportivo España de Honduras, podría aparecer como titular ante los nicaragüenses, considerando que Pinto desee reservar a Escobar para los duelos contra Costa Rica y Panamá, que se presentan como serios candidatos al título de la Uncaf.

La saga catracha contará con la juventud y experiencia internacional de Ever Alvarado, quien milita en el Sporting Kansas City de la Major League Soccer. Estarán además los defensas del Motagua Félix Crisanto, Henry Figueroa y Marcelo Pereira. Allans Vargas y César Oseguera, del Real España; Brayan García del Vida y Jairo Puerto de Maratón.

En la medular, Pinto cuenta con Marcelo Canales, Michael Chirinos, Luis Garrido y Óscar Salas, todos del Olimpia, pero Alexander López, del Al-Khaleej indio, tiene las credenciales necesarias para relegar a cualquiera de los anteriores. Jorge Claros, del Alajuelense de la Primera División de Costa Rica, es otra carta fiable. En ataque resalta Eddie Hernández, del club colombiano Deportes Tolima. Diego Reyes, de Maratón, y Erick Andino, del Motagua, pugnan por hacerse de la titularidad.

“Al todo o nada”

La apuesta de Duarte por conseguir un cupo directo a Copa Oro es clara: “jugar al todo o nada”. El estratega costarricense es fiel creyente de que hay que arriesgar y proponer para intentar hacer daño al contrario, criterio que aunque parece lógico desentona con la filosofía que predominaba en la Azul y Blanco hasta antes del 2015. Ser ofensivo es el parteaguas de un equipo que espera repetir la gesta lograda en 2009, cuando avanzó al torneo de la Concacaf tras un ruidoso triunfo contra Guatemala. Nicaragua empató además ante El Salvador y Belice con idénticos marcadores de 1-1.

Más allá de repetir ese favorable precedente en la Copa Uncaf, hay otra asignatura pendiente: Nicaragua debe demostrar que dejó de ser la “cenicienta” de la región y sus primeros tres desafíos son el termómetro perfecto para exhibir cuánto ha mejorado.

Después de su debut contra los catrachos, la Azul y Blanco enfrentará a la anfitriona Panamá (15 de enero) y Costa Rica (17 de enero), favoritas para quedarse con el título. Nicaragua cerrará contra Belice y El Salvador, el 20 y 22 de enero, respectivamente.


Noticias Relacionadas

La Selección Nacional de Fútbol de Nicaragua jugará sus partidos como local de la Liga de Naciones de la Confederación de Fútbol de Norteamérica...

por Iván Flores

La selección de fútbol mayor masculina de Nicaragua debutará el próximo 8 de septiembre en condición de visitante ante San Vicente y las Granadin...

por Alejandro Sánchez/Metro Nicaragua

En Argentina, un gran sector de la prensa deportiva se limita a anunciar el partido entre su selección y la de Nicaragua, sin entrar en el terreno de...

por Alejandro Sánchez