Deportes Por

Hay cosas que solamente uno de los mejores jugadores del mundo puede hacer, y es el caso de Lionel Messi, que se negó a sentarse en el banco en el partido del Barcelona este fin de semana frente a Eibar.

En el minuto 76 cuando los azulgrana hicieron el tercer gol del compromiso, Luis Enrique le hizo gestos a Messi para sustituirlo, pero el argentino se negó y el técnico finalmente tuvo que decidirse por mandar al banquillo a Neymar.

“Tengo que valorar todo pero me fío de las sensaciones, de lo que me comenta y de cómo se encuentra. A lo largo de la temporada descansará pero creo que es un momento especial para el equipo y para él”, dijo el técnico al final del compromiso sobre la situación.

Messi venía de una gira por Asia con la selección argentina y el técnico quería darle un descanso.


Noticias Relacionadas