Deportes Por

Marsella, el equipo del argentino Marcelo Bielsa, sigue volteando muñecos en la Liga Francesa. Pero el único contratiempo para el técnico argentino sobrevino cuando se agachó para sentarse sobre un congelador de bebidas cerca de la línea de demarcación y se sentó inadvertidamente sobre una tacita de café que un asistente acababa de coloca.

“Ni siquiera pude tomarlo, lo que es una pena”, bromeó Bielsa.

Los marselleses vencieron el domingo a Toulouse por 2-0 y Andre-Pierre Gignac anotó su décimo gol en otros tantos partidos.

Marsella ha ganado ocho encuentros consecutivos y encabeza holgadamente las posiciones en la Liga Francesa con siete puntos de ventaja sobre Paris Saint-Germain.

Después que Nicolas Nkoulou puso a Marsella en ventaja a los 21 minutos, Gignac aumentó a los 36.

Bielsa, apodado “el loco”, ha transformado el Marsella, que igualó el récord del club para triunfos sucesivos frente a 62.000 espectadores en el Stade Velodrome, también un récord de público para un partido como local.

“Igualar este récord me pone muy orgulloso”, comentó Bielsa. “Estuvimos excelentes en el primer tiempo y el segundo fue más parejo. Estoy muy satisfecho con el trabajo que hicimos y casi todo el equipo jugó a muy alto nivel”.

En Marsella también se lució el arquero Steve Mandanda, que desvió sobre el travesaño un disparo a quemarropa de Denis Braithwaite.

Después el equipo de Bielsa aceleró las acciones. Nkoulou anotó al recibir un centro de tiro libre ejecutado por Dimitri Payet.

Payet, al igual que Gignac, volvieron a la selección francesa la semana pasada para jugar como visitantes contra Armenia. Francia ganó 3-0; Gignac hizo un gol y un pase de gol.

Más tarde, Gignac recibió un pase de Benjamin Mendy y venció al arquero Zacharie Boucher.

Marsella jugará en Lyon el domingo y, de ganar, establecerá nueva marca para el club de triunfos consecutivos.


Noticias Relacionadas