Deportes Por

La historia de Yvonne Buschbaum, es sin duda increíble y ha marcado un camino para aquellas personas que están en el cuerpo equivocado.

La alemana representó a su país en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 en la prueba de salto con pértiga y su actuación fue sobresaliente, terminando en la sexta posición. Desde ese momento, ella sabía que no era mujer y su idea siempre fue convertirse en hombre hasta que lo logró.

En 2007 se retiró de la actividad deportiva cuando apenas tenía 27 años y toda una carrera por delante, pero su objetivo era iniciar el tratamiento para cambiar de sexo. “Durante muchos años sentí que vivía en un cuerpo equivocado. Me sentía un hombre y debía vivir en un cuerpo de mujer”, dijo

Cambió su nombre a Balian y hoy en día cuenta con un físico privilegiado. Nadie que la vea en la calle piensa que alguna vez fue mujer. Hoy en día se dedica a ser entrenador de atletas y entrenador personal.

 


Noticias Relacionadas