Deportes, Futbol por Harold Briceño Tórrez,

Nicaragua empieza hoy su participación en la Liga de Naciones B y el objetivo principal está claro: ganar, ganar y ganar para clasificar a la Liga A, donde están los “grandes” del área.

También está definido el objetivo de fondo, que no es menos importante: gustar y convencer, sobre todo por tratarse los rivales de selecciones a las que ya se les ganó en algún momento.

Nicaragua empezará hoy contra San Vicente y las Granadinas su lucha por terminar en el primer lugar del grupo 4 de la Liga de Naciones B, con la mirada puesta en avanzar a la Liga A

Ganar es la prioridad, pero sin olvidar que también es clave el nivel de futbol con el que se consiga el triunfo. Poco ilusiona un éxito cuando en el proceso de conseguirlo se ha dejado más dudas que certezas.

En el caso de Nicaragua, que normalmente no sale como favorita cuando de torneos internacionales se trata, enfrenta un panorama diferente en esta competencia.

Ubicada en el grupo 4 de la Liga de Naciones B, tendrá por rivales a San Vicente y las Granadinas, Surinam y Dominica, tres selecciones ante las que ya ha salido vencedora y a las que otra vez debería superar. Esto es casi una exigencia.

Mostrar buen futbol
No es que de pronto Nicaragua haya dado un inmenso salto de calidad y que por lo tanto se le exija ganar, sino que la suerte le favoreció con un grupo a su alcance.

Entonces, si las posibilidades son mayores por el nivel de los rivales, ¿qué se debe esperar de la selección además del triunfo? Que juegue un buen futbol, que deje evidencias de ese crecimiento del que tanto se habla y que fortalezca las ilusiones sobre su futuro en el torneo.

Para Nicaragua será una gran oportunidad enfrentar a Argentina. Archivo/Metro

En medio del escenario que propicia un grupo accesible, Nicaragua deberá exhibir un juego ordenado en todas sus filas, con la defensa luciendo segura, el mediocampo garantizando transiciones efectivas y los de adelante capitalizando toda oportunidad creada. El balance será importante.

Ese debe ser el estilo de juego que se implemente a lo largo de la Liga de Naciones, siempre en busca de la victoria y también de convencer sobre que la selección se encamina a un futuro mejor.

De lo general a la específico. Como dijo el técnico Henry Duarte: “Tenemos que ir fecha por fecha”.

Nicaragua enfrentará hoy a San Vicente y las Granadinas, un adversario al que superó en septiembre de 2018 en las eliminatorias de la Liga de Naciones. El juego terminó 2-0, gracias a los tantos marcados por Henry Niño, al minuto 27, y Juan Barrera, al 39.

Dado este antecedente, se considera que Nicaragua tiene opciones de arrancar el torneo con victoria, aunque deberá tener cuidado, pues su rival viene de realizar tres partidos amistosos en menos de un mes.

El primero fue una victoria ante Trinidad y Tobago 1-0 el 11 de agosto, el segundo fue un empate a uno contra Belice el 30 del mismo mes, y el tercero fue una derrota por 1-0 contra el mismo Belice, el pasado 1 de septiembre.


Noticias Relacionadas