Cheslor Cuthbert tuvo un gran desempeño en la primera mitad de la temporada. AFP/Metro
Cheslor Cuthbert tuvo un gran desempeño en la primera mitad de la temporada. AFP/Metro

Beísbol, Deportes por Harold Briceño,

Durante los 32 juegos que disputó en la primera mitad de la temporada, Cheslor Cuthbert desplegó un accionar ofensivo que lo llevó a convertirse en titular de los Reales de Kansas City, el mismo equipo que meses atrás lo había descartado.
Ahora que se pondrá en marcha la segunda parte de la campaña, tras la pausa por el Juego de Estrellas, su reto será sostener ese ritmo de bateo y de esa forma no poner en incertidumbre su permanencia en el line-up de los Royals, un equipo que solo ha ganado 30 de los 91 juegos que ha disputado este año.

El artillero nicaragüense bateó para 288 puntos, gracias a que en 125 turnos oficiales conectó 36 imparables, a la vez que anotó diez carreras e impulsó otras 16, negoció cinco bases por bolas y se ponchó en 33 ocasiones. De sus incogibles hay seis dobletes y cuatro jonrones y su porcentaje sobre las bases fue de .315.

Entre los bateadores de Kansas City con 30 o más partidos jugados en la actual campaña, Cheslor ocupa el segundo lugar en average, solo superado por el gran artillero Whit Merrifield, quien ha jugado los 91 partidos de su equipo y batea para .306.

Cuthbert conectó al menos un imparable en 24 de los 32 juegos que disputó desde el 31 de mayo, cuando fue ascendido desde Triple A, donde se encontraba en medio de un gran accionar ofensivo. En total consiguió diez partidos multihits, entre ellos dos de tres cañonazos y llegó a tener racha de siete juegos consecutivos, dando de imparable en dos ocasiones.

Dato importante es que Cheslor cerró el 50% de los encuentros que disputó durante la primera mitad, por encima de los 300 puntos de average, un registro que lo puso en evidencia como un bateador de llamativa consistencia.

Llegó para quedarse

El antesalista costeño se ha tomado en serio la segunda oportunidad que los Reales le han ofrecido, y sus números son prueba irrefutable de ello. Tan evidente ha sido su buen desempeño en el cajón de bateo, que da la impresión de ahora ser un titular indiscutible, luego que fuera sacado de Ligas Menores como opción para tapar el hueco dejado por el entonces lesionado y estelar tercera base del equipo Hunter Dozier.

Tras el regreso del antesalista titular, Cheslor siguió fajándose bravamente en el cajón de bateo, razón por la que los altos mandos de Kansas City han decidido mantenerlo en la alineación, ya sea como primera o base o bateador designado. El asunto es que no pueden dejar fuera a un artillero que está en medio de un momento productivo.

De tal forma que Cheslor ha convencido hasta al más incrédulo de su nueva versión, pero no debe descuidarse, sino que su prioridad tiene que ser mantener el ritmo ofensivo y seguir impactando como hasta ahora lo ha hecho.

A partir de hoy, cuando su equipo inicia serie contra los Tigres de Detroit, Cheslor tendrá el reto de demostrar que lo suyo en la primera parte de la campaña no fue solo una inspiración momentánea, sino el resultado de su evolución y madurez como bateador. Seguro puede hacerlo.


Noticias Relacionadas

Cuando despunte la serie final del Campeonato Nacional de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, este miércoles 11 de septiembre, el conjunto de...

por Carlos Montealto