Cheslor Cuthbert, pelotero pinolero. /Metro
Cheslor Cuthbert, pelotero pinolero. /Metro

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Tras haber sido titular en 18 de los 19 partidos que los Reales de Kansas City jugaron entre el 13 de junio y el pasado martes 2 de julio, el nicaragüense Cheslor Cuthbert descansó este miércoles y miró desde la banca el desafío entre su equipo y los Indios de Cleveland, con la satisfacción de quien sabe que está cursando con altas calificaciones la asignatura de estar de regreso en el mejor beisbol del mundo.

El infielder costeño podría volver a la acción esta mañana, cuando los Reales jueguen a partir de las 11:15 a.m. el tercero de los tres juegos que tenían programado contra los Indios. Cuthbert llegará a este encuentro con un promedio ofensivo de 288 puntos como resultado de haber conectado 32 imparables en 111 visitas al plato, mismo trayecto en el que suma 10 carreras anotadas y 16 impulsadas, con el agregado de contar entre sus incogibles un total de cuatro jonrones.

Fajado ante las exigencias

Cuthbert, quien suma 13 partidos jugados como defensor de la primera base y otros 14 como antesalista, dejó en siete su racha de partidos consecutivos conectando de imparable el pasado martes, cuando fue frenado por el picheo de los Indios de Cleveland en el que fue apenas su sexto juego sin hit entre los 28 que ha disputado desde que fuera ascendido el pasado 30 de mayo. Esto habla muy bien de lo consistente que ha sido Cheslor, quien ha cerrado sobre 300 puntos más del 50% de sus partidos.

Es más, desde el pasado 18 de junio el pelotero nicaragüense no presentaba un promedio por debajo de los 290 puntos, exhibiéndose así como un pelotero de llamativa constancia ofensiva; lo que motivó a los Royals a mantenerlo en la alineación pese al regreso de Hunter Dozier, el antesalista titular. Súmenle a esto que a lo largo de 28 juegos su porcentaje sobre las bases se ha mantenido sobre los .300 y que su slugging ha estado siempre por encima de los 400 puntos. De tal forma que consciente de lo importante de demostrar su utilidad, Cheslor no ha hecho más que lucir responsable ante las exigencias que le ha planteado su retorno a la MLB.

Asegura su estadía

Por lo mostrado hasta ahora, Cheslor tiene garantizada su presencia en el róster de Kansas City, organización que tras verlo resurgir de forma tan consistente, ha vuelto a valorarlo como en aquel 2016 cuando él demostró que tenía argumentos para sostenerse en la cima.

Lo importante de todo esto es que Cheslor está enviando señales claras de que ha vuelto a creer en sí mismo, lo que le ha permitido mostrarse cumplidor tanto en el cajón de bateo como en cualquiera de las dos esquinas del infield. Ojalá siga así, pues eso le permitirá establecerse y consolidar su carrera como ligamayorista.


Noticias Relacionadas