Philippe Coutinho, blanco del resentimiento de la afición del Barsa. EFE/Metro
Philippe Coutinho, blanco del resentimiento de la afición del Barsa. EFE/Metro

Deportes, Futbol por EFE,

Un gol de Arturo Vidal en el primer tiempo y otro de Djené en propia meta en el minuto 89 tras una acción de Messi, finiquitaron un ejercicio sin sustancia con el que el Barcelona despidió ante el Getafe (2-0) la temporada liguera en casa, el primer partido después del desastre de Anfield, y sacaron al equipo madrileño de los puestos de acceso a la Liga de Campeones.

Hastío sin futbol, absentismo en las gradas y algunos pitos, casi todos para el brasileño Philippe Coutinho, centro de prácticamente todas las críticas por el desastre de Anfield, en un partido plano, en el que el Barcelona no se jugaba nada y el Getafe, su futuro europeo.

Pese a la victoria por 2-0 ante el Getafe en la Liga, el Barcelona todavía paga las consecuencias de la eliminación en la Liga de Campeones

El equipo que hace una semana fue vitoreado por sus aficionados, al levantar la copa de La Liga, se enfrentaba al morbo por cómo iba a ser recibido tras el inexplicable 4-0 ante el Liverpool.

Los decibelios del Highway to hell de AC/DC, la sintonía con la que el Camp Nou saluda la salida de los barcelonistas, taparon las primeros pitos, cuando el balón se puso en juego, todo quedó bastante claro.

Coutinho era el centro de toda la crítica. Otros jugadores se sumaron a esta lista, como Sergio Busquets, especialmente errático, lento en la ejecución y fallón en el pase. En el otro lado, Leo Messi, Gerard Piqué y, sobre todo, Arturo Vidal, cuya entrega convenció al público, seguramente este domingo con demasiados asientos ocupados por no habituales.

Valverde no pensó en renunciar

Tras la victoria de su equipo ante el Getafe (2-0), el entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, aseguró con rotundidad que no pensó en dimitir, a pesar de la dolorosa eliminación europea de su equipo, y sostuvo que “no hay nada como el movimiento para recuperarse”.

“Creo que nos pasa a todos. Siempre, cuando tienes un batacazo, cuando tienes una mala noticia o cuando las cosas no te han ido bien en un momento determinado, acusas el golpe. Pero todo el mundo se levanta o trata de levantarse”, explicó.

Liverpool celebra victoria contra el Barcelona. / AFP

Liverpool celebra victoria contra el Barcelona en Champions. AFP/Metro

El técnico azulgrana recordó sus palabras de la previa, cuando dijo que el del Getafe era “un partido para estar” y recordó que tras la eliminación de Roma del año pasado sus jugadores fueron capaces de ganar la Liga y la Copa del Rey.

Valverde habló también sobre el estado de Philippe Coutinho, tanto físico, después de que el brasileño se retirara del partido antes de tiempo, como mental, ya que el extremo fue silbado por el Camp Nou.

“No he hablado con Coutinho, pero es verdad que al principio la gente ha silbado en algún momento. Pero también es verdad que en poco tiempo el público le ha querido dar la vuelta y ha tratado de animarle. En cuanto a la lesión, no lo sé. No ha sido una sobrecarga, sino un movimiento claro y eso me hace ser un poco más precavido”, admitió.

Valverde sostuvo que esperaba un recibimiento hostil, como el que el público dedicó a su equipo e incluso aseguró entenderlo, pero también dejó claro que sabía que la gente se iba a poner del lado de sus jugadores “si hacían un buen partido y daban la cara”.


Noticias Relacionadas