Iván Marín, un talentoso short stop. Archivo/Metro
Iván Marín, un talentoso short stop. Archivo/Metro

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

El considerado uno de los mejores short stop de los últimos años en el beisbol nacional, Iván Marín, jugará el próximo fin de semana sus últimos tres partidos con los Tiburones de Granada, en el actual Campeonato Germán Pomares Ordóñez, antes de viajar a Estados Unidos el jueves 2 de mayo para reportarse al campo de entrenamiento del Lincoln Saltdogs, equipo de la Liga Independiente American Association, con el que ha tenido acción desde la temporada de 2017.

“Quiero superar mi actuación del año pasado”, dijo Marín, quien cerró el 2018 con cifras que le valieron para recibir el premio de Novato del Año de su equipo. Tal distinción fue el premio a una campaña en la que participó en 69 juegos, un recorrido en el que acumuló cincuenta imparables, entre ellos ocho dobles, un triple y tres jonrones, anotó 35 carreras y empujó otras 18, negoció 30 bases por bolas, se ponchó en 29 ocasiones y su promedio fue de .254.

Enfocado

Esas cifras de 2018 fueron mejores que las que forjó en el 2017, su primer año con el Lincoln Saltdogs, un salto de calidad que la gerencia del equipo no ignoró y lo recompensó con un año más de contrato. “Mi objetivo es mantenerme saludable para jugar todos los partidos y convertirme en pieza clave del club. Quiero que mi contribución ofensiva y defensiva sea notaria a lo largo de la temporada”, manifestó el pelotero de 30 años.

Según expresó Marín, en la campaña que se pondrá en marcha el próximo 16 de mayo, se enfocará en tener mayor presencia en las almohadillas. “Este año debo mejorar mi porcentaje sobre las bases”, dijo el pelotero, quien la temporada anterior cerró con un promedio de 355 puntos sobre las colchonetas.

Consultado sobre su pobre frecuencia de robos con el Lincoln Saltdogs, organización con la que apenas ha estafado ocho almohadillas en 151 juegos, Marín respondió que las lesiones lo han limitado. “El asunto es que al robar bases te exponés a que te golpeen mucho el cuerpo y hasta corrés el riesgo de que te lesionen los dedos, los hombros y las piernas, pero este año quizá me aventure más a robar colchonetas”, expresó el sultaneco, uno de los siete jugadores con 200 o más robos en el beisbol nacional.

Gran pérdida

Para los Tiburones de Granada, que ocupan la sexta plaza del grupo A del Pomares con récord de 9-15, la baja de Marín será una gran pérdida, pues además de referente del equipo y gran defensor de las paradas cortas, Iván es el segundo mejor bateador del club con un promedio de .341 y el tercero con más carreras impulsadas (12). Pese a esto, el experimentado jugador considera que “Granada es un gran equipo, integrado por jugadores que pueden lograr la clasificación. Solo deben creer en ellos”.

Marín viajará a Estados Unidos con la esperanza de que su equipo le de permiso de representar a Nicaragua en los Juegos Panamericanos Lima 2019, evento que se realizará del 26 de julio al 11 de agosto.


Noticias Relacionadas