Byron Castellón se entrena en el gimnasio Nicarao. / Haxel Murillo
Byron Castellón se entrena en el gimnasio Nicarao. / Haxel Murillo

Boxeo, Deportes por Haxel Murillo,

La oportunidad de cobrar venganza y dar un golpe de autoridad que lo catapulte a combates más importantes, le ha llegado por segunda ocasión a Byron “Sambita” Castellón (13-12-3, 2 nocauts). Este sábado enfrenta a Byron “El Gallito” Rojas (25-4-3, 11 nocauts) en el gimnasio Nicarao, en un pleito que disipará definitivamente las dudas que quedaron flotando el 15 de diciembre de 2017 cuando el excampeón mundial matagalpino se impuso por decisión mayoritaria en el Puerto Salvador Allende.

“Byron es mi boleto para pelear en el extranjero, ganarle también sería un logro para mi hijo de 3 años, Byron Jr., quien es mi motivación”, afirma Castellón mientras entrena en el gimnasio Nicarao bajo el mando de Norberto López. Esta es la tercera vez que

“Sambita” y “El Gallito” se encuentran en un ring. El muchacho de Matagalpa ganó con claridad la primera reyerta, pero en la segunda muchos lo vieron perder.

“Engañaron al Gallito”

Castellón insiste en que esa segunda victoria de Byron estuvo condicionada por su posición en el ranking de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), encaminando a disputar título mundial contra CP Freshmart. “En la última pelea, los jueces fueron injustos conmigo, engañaron al ‘Gallito’, le saqué la pelea, pero los jueces le favorecieron porque iba a disputar campeonato del mundo. Esta vez le dejaré muy clara las cosas a Byron”, señaló.

Esta vez la pelea se pactó en 108 libras, un peso que no le conviene a “Sambita”, pero que de alguna manera refleja que el excampeón mundial tampoco llegará en un estado de forma pleno. Fue Rojas quien pidió el pleito en esa categoría porque según Castellón “no iba a poder marcar 105”.

“Espero derrotar al ‘Gallito’, él es fuerte, es bueno, pero yo tengo lo mío, vengo bien preparado. Voy a entrar y salir los primeros tres rounds, porque voy a pelear en 108 libras, un peso que no es mío. Rojas vendrá fuerte, me moveré, después del cuarto me fajaré y veremos qué pasa”, aseguró. Castellón no ve ninguna manera de que la pelea se acabe por nocaut.

“Ninguno de los dos pegamos para noquear, la pelea se va a extender hasta los 8 asaltos. En ninguna de las dos peleas anteriores no pudo tumbarme. Ojalá los jueces den el triunfo al verdadero ganador”, finalizó


Noticias Relacionadas

Con 30 años ya cumplidos, con un rol de esposo, padre de dos hijos y campeón mundial 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), Fél...

por Haxel Rubén Murillo