Cristofer González y su rival Charlie Edwards este jueves en conferencia de prensa. Cortesía Matchroom Boxing
Cristofer González y su rival Charlie Edwards este jueves en conferencia de prensa. Cortesía Matchroom Boxing

Boxeo, Deportes por Haxel Murillo,

El favoritismo de Cristofer González para retener su título 112 libras del CMB es tan amplio sobre Charlie Edwards, que el nocaut es la primera vía del triunfo a favor del nica.

¿Cómo no creer en un nocaut de Cristofer González sobre Charlie Edwards este sábado en Londres, Inglaterra? ¿Cómo imaginar una sorpresa del peleador británico cuando “El Látigo” detuvo el tiempo noqueando a Daigo Higa y Paddy Barnes? Salvo una catástrofe, el nica tiene todo a su favor para destruir al británico, un rival que no tiene la pegada del japonés ni la brillantez olímpica de Barnes.

El problema de Edwards es que no tiene recursos para escapar al bombardeo que ejecutará González. Si el británico se faja, cae en menos de tres asaltos, si maneja la media distancia podría sobrevivir un poco más y si corre también le facilita el combate al nica convertido hoy en un peleador más maduro, capaz de cerrar los espacios de cualquier rival que intente desplazarse y usar el contragolpe como única arma.

¿Qué combate veremos?

González se graduó en cortar espacios contra peleadores como el británico Andrew Selby o el italiano Mohammed Obbadi, dos púgiles más complicados que Edwards en ese aspecto técnico. La única duda respecto a Cristofer es el tema físico, esta vez no se reconcentró, pero su entrenador Róger González dijo que a pesar de todos los contratiempos por algunas ocupaciones extradeportivas que tuvo el púgil, el trabajo de preparación se hizo. Pero es que aun con un Cristofer al 70%, basta para que acabe con Edwards por nocaut.

Cristofer González / Metro

Con un estilo de pelea muy bien definido, no se espera round de estudio. Será Cristofer el que tome la iniciativa y Edwards intentará probarle la mano al nica en los primeros dos asaltos. A partir del tercero, el británico se pondrá los patines y recorrerá el ring como si estuviera en una pista de hielo, utilizando muchos desplazamientos y usando el jab de izquierda para puntear en el combate.

En su única oportunidad de campeonato mundial, Edwards cayó ante el filipino John Riel Casimero por nocaut en 10 asaltos. Ante un boxeador más frontal y menos técnico que Cristofer, Edwards nunca representó un peligro. Casimero tardó en noquearlo porque es un peleador más parado, inferior en recursos que “El Látigo”, pero con una pegada respetable.

Barbilla de cristal

Curiosamente el nocaut de Casimero vino de un potente cruzado de izquierda en la barbilla. Esa es la zona de cristal de Edwards, el gran problema que tiene el británico es que Cristofer lanza ese golpe con la precisión de un cirujano. El nica mete el gancho y termina arriba con cruzado o golpes rectos. Abajo o arriba, el nocaut estará latente. La única interrogante es saber cuándo caerá Edwards.

Cristofer González, el campeón nica número 13. Archivo

Las sorpresas en el boxeo existen, pero en este contexto parece una utopía. Cristofer será el gato y Edwards el ratón que luchará por sobrevivir. Días antes, el británico aseguró que vio muchas veces la derrota de González contra Selby, al parecer de allí sentó sus bases de estudia para elaborar la estrategia con la que enfrentará al “Látigo”. Lo que no ha tomado en cuenta Edwards es que ese Cristofer no es ni la sombra de lo que es hoy y tampoco él es Selby, un boxeador más escurridizo, mejor contragolpeador y de mayor experiencia.

Edwards es un peleador voluntarioso. Por lo visto en el entrenamiento público, se nota que físicamente llegará al compromiso en un estado inmejorable; sin embargo, necesita más que motivación en esta pelea. Su destino es el nocaut, y si rompe los pronósticos, tendrán que hacerle un monumento en Inglaterra.


Noticias Relacionadas