Cortesía/Metro
Cortesía/Metro

Boxeo, Deportes por Haxel Murillo,

Desafortunadamente, “El Gallito” volvió a caer, cayó en la telaraña de CP Freshmart (19-0, 7 nocauts) en Tailandia y regresa a casa con una derrota durísima.

¿Cómo definir el combate entre el tailandés y el nica? Aburrido, de esos que un aficionado no debería pagar un boleto ni ver jamás, fue una fotocopia de lo sucedido en el 2016, la misma forma y el mismo ganador.

Volvieron los amarres

Si hay un responsable absoluto de la derrota es “El Gallito”. Previo al combate se habló muchísimo de los amarres, de cómo contrarrestarlos y de qué manera atacar al tailandés para restarle condiciones y noquearlo antes del décimo round. Nada de lo escrito en el plan se hizo, esta vez el triunfo del tailandés fue mucho más claro y el nica le facilitó la pelea.

El tailandés desde el primer asalto empezó a amarrar al nica. Soltaba el jab de izquierda Freshmart luego disparaba el cuerpo y venía con los amarres. A partir de allí, Byron tenía que mostrar variantes, dejar claro que no sucedería lo mismo del 2006. Pero no fue así, en el segundo round fue peor, Freshmart le anuló totalmente conectaba tres golpes y ataba de manos a Rojas.

En el tercer round, Freshmart centró su ataque a los bajos, disparando algunos uppers. Casi todo lo que tiraba Freshmart, Rojas lo recibía sin inmutarse en lo absoluto. El tailandés llevó el combate a su terreno, en corto, siempre manteniendo pegadito al matagalpino para agarrarlo si era necesario.

Byron Rojas. Carlos Montealto/Metro.

 

A partir del cuarto hubo poca acción, fue una pelea aburrida porque el tailandés no permitió golpes, amarraba y soltaba. Pegaba y repetía el libreto. El nica no presentaba variantes, la pelea se le estaba yendo por la borda. Una buena izquierda fue el único golpe de poder que conectó Byron en el asalto, pero recibió un cruzado de derecha de Freshmart como respuesta.

En el quinto asalto, la tónica era la misma. El manual de boxeo indica que si un rival te amarra, el combate se debe manejar a larga o media distancia con desplazamientos constantes, utilizando mucho jab para abrir la guardia y ejecutar golpes rectos. Nada de eso sucedió. Byron parecía un corderito, manos arriba, cabeza adelante, a merced de Freshmart.

Perdió la cabeza

A estas alturas del combate, Rojas había perdido la cabeza otra vez. No se quitaba los amarres, estaba cansado, y era cuestión de tiempo para ser el derrotado oficialmente. En el sexto, Freshmart cogió más confianza, soltó más las manos y conectó bien al nica con golpes a la cabeza. En el séptimo, el tailandés con un cabezazo cortó a Rojas en su ceja derecha.

La suciedad siguió en el noveno, cuando le pegó un golpe en la pierna al nica, y en los últimos tres episodios, nada cambió, Freshmart cerró su triunfo con puntuaciones de 115-113, 116-112 y 117-111.

Nicaragua terminará el 2018 con dos campeones del mundo: Cristofer González y Félix Alvarado. Carlos Buitrago y Byron Rojas fallaron este año en sus respectivas oportunidades de título mundial, y coincidentemente ambos perdieron dos veces ante el mismo verdugo: CP Freshmart.


Noticias Relacionadas

Es ahora o nunca para René “El Gemelo” Alvarado (29-8, 20 nocauts). En sus narices tiene la oportunidad de retar al campeón mundial 130 libras d...

por Haxel Murillo