Los Indios del Bóer no pueden darse el lujo de perder esta noche. Óscar Sánchez
Los Indios del Bóer no pueden darse el lujo de perder esta noche. Óscar Sánchez

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Tras la emboscada sufrida en el primer partido, víctimas del bravo accionar ofensivo de los Dantos ante la vulnerabilidad de Wilton López, los Indios del Bóer se presentan al duelo de esta noche con la urgencia de emparejar la serie con un triunfo revitalizador, pues saben que otra derrota representaría meterse en zona de gran riesgo y eso no les conviene. Es por ello que para hoy enviarán a la colina al derecho leonés Fidencio Flores, quien además de lidiar con la ofensiva de la intimidante “maquinaria roja”, tendrá que fajarse en el duelo de lanzadores con Gustavo Martínez, el experimentado pistolero que una vez establecido en el montículo se torna complicado de batear.

Si bien es cierto la serie final apenas comienza, al Bóer le preocupa esa primera derrota, sobre todo, porque la sufrió con su mejor hombre en la colina y porque trae a memoria que también empezaron con un revés la final del 2016.

Todo lo que haga recordar que perdieron el título ante los Dantos hace dos años, no es bien recibido en el campamento indio. Es en medio de este contexto, en el que triunfar se considera una obligación, que el Bóer encomienda su suerte a Fidencio, un lanzador que por su trayectoria proporciona seguridad, aunque lo mismo se dijo de Wilton y fue tempranamente descifrado.

El asunto es que el mánager Ronald Tiffer y todo el equipo confían en que Flores, líder en ponches propinados de la ronda regular, pueda sujetar a la ofensiva de los Dantos, que impresionó con su festival de imparables y carreras en el segundo inning del primer juego, pero que tras eso fue reducida a puro ceros por el relevo de la Tribu, dejando dos tipos de valoraciones sobre su accionar.

¿Quién prevalecerá?

Para el primer juego se planteó como favorito a Wilton López sobre Jorge Bucardo, pero sucedió todo lo contrario, pues mientras el abridor de los Dantos se extendía hasta la séptima entrada con una labor dominante, el del Bóer era apaleado en apenas dos episodios. Esto, ocurrido el martes por la noche, es una muestra de lo imprevisible que puede ser el beisbol y de lo complicado que es establecer un favorito entre dos carabineros de gran nivel. Sin embargo, en el caso de Fidencio y Gustavo, tomando en cuenta sus números en ronda regular y semifinales, no es descabellado pronosticar un duelo de picheo, principalmente por el nivel de ambos tiradores, lo desajustado que lució el bateo del Bóer durante todo el primer desafío y lo reducida que se mostró la ofensiva de los Dantos a partir del tercer inning ante relevistas que no alcanzan el estatus de Fidencio.

Obviamente es un riesgo proyectar que los lanzadores serán los protagonistas de un partido en el que se enfrentan las dos ofensivas más temibles del beisbol nacional, pero la opción es válida. Fidencio, que registró balance de 7-5 y efectividad de 1.68 en ronda regular, tiene los recursos para ponerle límites a la artillería de los Dantos, mientras que Gustavo, quien tuvo récord de 6-3 y lanzó para 3.04, si logra establecerse y pasar de las primeras tres entradas sin permitir tanto daño puede completar un gran trabajo.

Eso sí, de tomar en cuenta los números de ambos en semifinales, Fidencio tiene mejor pinta, pues en una apertura como refuerzo de los Toros de Chontales logró completar seis innings sin carreras limpias ante el Bóer, mientras que Gustavo, en dos salidas frente a la Costa Caribe, tuvo récord de 1-0 y efectividad de 4.38 al permitir seis anotaciones en 12.1 entradas. Así que el duelo está servido, ¿quién prevalecerá?


Noticias Relacionadas