Wilton López tiene la experiencia de haber lanzado en Grandes Ligas. Archivo
Wilton López tiene la experiencia de haber lanzado en Grandes Ligas. Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Si el clima lo permite, el primer juego de la serie final del Germán Pomares se jugará esta noche (6:30 p.m.), y el duelo de pistoleros lo protagonizarán el ex lanzador de Grandes Ligas Wilton López y el carabinero con experiencia en selección nacional Jorge Bucardo. Se trata este de un desafío monticular en el que estarán envuelto dos lanzadores en plenitud de forma, de muy buenos recursos, capaces de agigantarse mientras buscan la victoria, y confiados de contar con el respaldo de una defensa muy por encima del promedio y de una línea ofensiva lo suficientemente fuerte como para fabricar las carreras necesarias para ganar.

Si bien es cierto el estatus de exligamayorista del que goza Wilton, además de lo que mostró en la etapa semifinal ante los Toros de Chontales, lo ponen como favorito en el duelo de picheo contra Bucardo, este ha demostrado a lo largo de la campaña regular, y lo confirmó en la etapa anterior frente a la costa Caribe, que tiene las herramientas para responder con creces a las exigencias que le plantea el desafío de esta noche.

La sobrada experiencia de Wilton chocará hoy contra la extrema bravura de Jorge, lo que obliga a pensar en un atractivo lance entre dos carabineros que, muy conscientes de los trascendental que es pegar primero en una serie al mejor de siete juegos, entregarán su mayor esfuerzo y potencial persiguiendo el importantísimo primer triunfo para sus escuadras.

Wilton da seguridad

Cuando los Indios del Bóer escogieron a Wilton López como refuerzo para la semifinal ante los Toros de Chontales, lo hicieron pensando en la enorme seguridad que proporciona tener a un lanzador de su nivel en el montículo y, sobre todo, en estas rondas en las que cada juego tiene un significado mayúsculo. No es que Wilton sea el pícher invencible, es que su potencial, distante ahora del que mostraba en Grandes Ligas, está muy por encima del nivel de este Pomares. En la etapa regular, vistiendo el uniforme de los Leones de León, Wilton participó en ocho juegos, seis de ellos como abridor, forjó un balance de cuatro victorias y una derrota con una efectividad de 2.66, mientras ponchaba a 23 bateadores en 40.2 episodios lanzados. En la etapa de semifinales, ya con la franela de la Tribu, el leonés fue indescifrable, lo cual quedó en evidencia con su récord de 2-0 en dos aperturas y con su promedio de carreras limpias permitidas de 0.68, a la vez que registraba nueve ponches en 13 innings. Nadie duda de lo fuerte que es el bateo de los Dantos, comandado por el líder de los artilleros Ofilio Castro, el asunto es que tampoco existen vacilaciones cuando se habla de lo dominante que puede llegar a ser Wilton cuando está en su punto máximo de concentración.

Bucardo puede ser determinante

Entre los jugadores más importantes en el paso exitoso de los Dantos de ronda en ronda hasta llegar a la gran final, debe estar Jorge Bucardo, capaz de funcionar como relevista y como abridor, convirtiéndose en un elemento de valioso aporte. Tan determinante como fue en la campaña regular y en la semifinal, así puede serlo en esta serie final contra el Bóer, un duro hueso de roer. En las dos primeras vueltas del campeonato, Bucardo sumó siete victorias, dos derrotas y cuatro juegos salvados en 17 apariciones en el montículo, de las cuales 10 fueron como abridor. Presentó una efectividad de 2.13 y en 71.2 innings fusiló a 53 adversarios. En la serie contra la Costa Caribe en busca de pasar a la batalla por el título, Bucardo registró un récord de 2-0 en dos juegos, uno como relevista y el otro como abridor, compiló 1.80 de efectividad y en 10 entradas ponchó a siete bateadores y solo otorgó una base por bolas. Su potencial no admite discusiones, aunque sí estará frente a una verdadera prueba de fuego cuando se mida al feroz bateo de los Indios.


Noticias Relacionadas

Bien lo dijo el mánager de los Dantos, Antonio “Boricua” Jiménez tras la coronación del equipo en la serie final del Germán Pomares “el beis...

por Carlos A. Montealto