Dennis Martínez. Foto: Archivo
Dennis Martínez. Foto: Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Durante los últimos meses, en los que el país se ha visto envuelto en una crisis social y política que, según organismos de derechos humanos ya ha dejado más de 400 víctimas mortales, el Estadio Nacional Dennis Martínez, inaugurado en octubre del 2017 gracias a la contribución del Gobierno de la República de China Taiwán, se ha convertido en el centro de muchas críticas.

Primero por haber sido el punto de origen de ataques a la población por parte de fuerzas policiales y parapoliciales, y ahora por la decisión de la administración de declarar no gratos a los cronistas deportivos Miguel Mendoza y Yáder Valle, quienes han hecho públicas sus críticas al proceder del actual Gobierno.

Atento a esta situación y como ya lo hiciera en mayo, cuando lamentó “que el estadio nacional que lleva mi nombre se esté ocupando para fines de violencia, afectando a mis hermanos nicaragüenses”, Dennis Martínez se pronunció sobre la situación en la que se prohíbe la entrada al estadio nacional a los dos cronistas antes mencionados, señalando que “no lo veo correcto. En el estadio no debe haber restricciones de entrada de ninguna índole, salvo las que sean necesarias para garantizar la seguridad.

Los cronistas deportivos tienen el derecho de entrar al estadio porque son los encargados de narrarle al pueblo las jugadas de algún partido o los detalles previos o posteriores de cualquier evento que se realice dentro de la instalación, misma que es su escenario de trabajo.

El estadio nacional es una infraestructura deportiva de todo el pueblo”.

“Soy de los que creen que todas las personas pueden manifestar libremente lo que piensan. Es un derecho de todo individuo dar su punto de vista, ya sea a favor o en contra de las situaciones que ocurren en el país. No creo que por esto deban sufrir penalidades como esta de no poder entrar al estadio.

No está bien que a los periodistas se les esté privando de hacer su trabajo, que es informar al pueblo”, manifestó el primer latino en lanzar un juego perfecto en Grandes Ligas, añadiendo que “el estadio lleva mi nombre, pero mi nombre debe permanecer desvinculado de todo lo que se haga dentro de la infraestructura en medio de este contexto actual”.

Se pronuncian

Por su parte, William Grigsby Vado, director general de La Primerísima, manifestó en el programa matutino A los 4 vientos, que con esta decisión “se está coartando la libertad de trabajo de Miguel y de Yáder Valle.

No conozco a Valle, pero a Miguel sí lo conozco muy bien. No comparto sus enfoques ni criterios políticos, pero lo respeto.

Respeto su forma de pensar, pero no estoy en nada de acuerdo con lo que él ventila ni la manera cómo lo hace. Si verdaderamente Miguel es culpable de lo que la carta dice, que entablen una demanda penal en los juzgados y que ahí se ventile (el caso), que lo acusen, que Miguel se defienda y que aquellos prueben si es cierto o no es cierto. Los tribunales son los llamados a ventilar esa disputa, pero no pueden tomar una decisión sobre la base de su propia


Noticias Relacionadas

Elvin García, el zurdo abridor estelar del conjunto de Estelí, fue tomado como refuerzo para la segunda vuelta del Campeonato Germán Pomares por lo...

por Harold Briceño Tórrez

Tras superar a Dennis Martínez y convertirse en el latino más ganador de todos los tiempos en Grandes Ligas, el lanzador dominicano Bartolo Colón p...

por Helmut Canales