El equipo galo se adjudicó su segundo título mundial. AFP
El equipo galo se adjudicó su segundo título mundial. AFP

Deportes, Futbol por AFP,

Francia se colgó la segunda estrella en su camiseta tras imponerse ayer en la final mundialista a Croacia por 4-2, gracias a la férrea defensa y a la velocidad en los contragolpes que han sido la marca de la casa de los Bleus en un torneo que echó el telón en el Estadio Luzniki de Moscú.

Los Bleus se impusieron con los goles de Mario Mandzukic (18, autogol), Antoine Griezmann (38, penal), Paul Pogba (59) y Kylian Mbappé (65). Los ajedrezados balcánicos habían logrado el empate parcial con Ivan Perisic (28) y Mandzukic (69) logró el descuento.

Dos décadas después de que Didier Deschamps levantara la Copa del Mundo como capitán de los Bleus en casa, el ahora seleccionador iguala con el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer como los únicos en haber sido campeones del mundo como jugador y técnico.

Ambos equipos repitieron sus onces de gala, con los que habían superado las semifinales, pero los croatas llevaban jugados 90 minutos más, todo un partido, tras ir a la prórroga en las tres eliminatorias.

El encuentro comenzó con el guion previsto: Francia cedió la iniciativa a los croatas y se parapetó delante de su arquero Hugo Lloris esperando su momento, aunque con algún susto debido a los nervios, como sendas pelotas que perdieron Benjamin Pavard (3) y N´Golo Kanté (11).

Luka Modric e Ivan Rakitic dirigían las acometidas croatas, buscando casi siempre el costado izquierdo, por donde Ivan Perisic llevaba casi todo el peligro de los balcánicos, como un centro que despejó Raphaël Varane antes de que rematase Mandzukic (15).

Otra vez a balón parado

Tras el primer cuarto de hora, los Bleus se sacudieron un poco el dominio, Kylian Mbappé apareció con una de sus cabalgadas por la derecha y Antoine Griezmann forzó una falta escorada a la derecha, desde la misma posición que sirvió a Varane para abrir el marcador contra Uruguay en cuartos (2-0).

Paul Pogba tuvo un destacable desempeño ante Croacia. AFP

 

El ‘7’ pateó al punto de penal y Mandzukic desvió lo justo con la coronilla para enviar la pelota a la red, en el primer tanto en contra en una final mundialista en toda la historia (18).

Otra vez, como contra Dinamarca en octavos, Rusia en cuartos e Inglaterra en semifinales, los croatas comenzaban por debajo en el marcador, pero si una cosa demostró el equipo de Zlatko Dalic fue espíritu de superación y una fe inquebrantable, y Perisic igualó el marcador con un zurdazo desde la frontal (28).

En el Mundial del VAR, que había perdido protagonismo en la segunda fase, el videoarbitraje se autoinvitó a la final, en una mano de Perisic que el árbitro argentino Néstor Pitana, tras consultar la repetición, acordó una pena máxima que transformó Griezmann en el 2-1 (38) con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte el partido se abrió y, asistido por Rakitic, Ante Rebic pudo empatar en el 48, pero su disparo lo envió a córner Hugo Lloris.

Los Bleus respondieron con una cabalgada por la derecha de Mbappé, que ganó en velocidad a Demagoj Vida, pero estrelló el remate en los pies de Subasic en el mano a mano con el portero croata (52).

Y Francia sentenció en otra jugada por la derecha de Mbappé, que llegó a la línea de fondo, cedió a Griezmann y éste a Pogba, que disparó colocado y dejó como una estatua a Subasic (59).
Pogba y Mbappé apagan el fuego croata

Ese gol apagó el fuego de los Vatreni, tanto de los jugadores como de los aficionados croatas, mayoritarios en el Luzhniki y cuyos sueños de título se esfumaron definitivamente cuando Mbappé envió de nuevo el balón a la red en un disparo lejano que sorprendió al arquero del Mónaco (65).

 

Demasiado castigo para una Croacia que, junto a Bélgica, propuso el juego más atractivo del campeonato y que no se rindió nunca, a imagen del segundo gol croata, un balón manso a Hugo Lloris que peleó Mandzukic hasta aprovechar el fallo del portero y empujar la pelota al fondo del arco francés (69).

Francia, que había perdido la final de la Eurocopa-2016 en casa, contra Portugal en la prórroga, añade una segunda estrella a su camiseta. Y dada la juventud de su plantel, puede tener unos años de dominio en el planeta fútbol.

Lo hace, además con un fútbol que recuerda al Atlético de Madrid de Diego ‘Cholo’ Simeone, y no solo por los tres colchoneros en la final (los franceses Griezmann y Lucas Hernández y el croata Sime Vrsaljko), sino por la férrea defensa de los Bleus, su velocidad a la contra y su poder en el juego aéreo.

Deschamps: Me siento feliz por la felicidad de mis jugadores

El seleccionador francés Didier Deschamps subrayó este domingo, tras la victoria del equipo ‘bleu’ en la final del Mundial de Rusia ante la escuadra de Croacia (4-2), que se siente “feliz por la felicidad” de sus jugadores. En una rueda de prensa celebrada en el estadio moscovita de Luzhniki, interrumpida por los internacionales franceses al grito de “Didier Deschamps, Didier Deschamps”, el preparador galo restó importancia al hecho de ser campeón del mundo como jugador y seleccionador, lo que le permite equipararse con el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer. “Significa cerrar un círculo y es un orgullo personal, pero honestamente es algo secundario. Yo me siento feliz por la felicidad de mis jugadores”, señaló.

Así, Didier Deschamps felicitó a sus pupilos por haber hecho a “Francia en campeona del mundo”, lo que significa “haber sido mejores que otras selecciones”, aun siendo para muchos su primer Mundial. “Estoy sorprendido por la manera en que el grupo ha respondido durante el torneo. Creo que nunca se han venido abajo, tampoco en la final”, analizó. El preparador de Bayona, de 49 años, consideró que esa capacidad “mental y sicológica” les ha hecho “merecer” la copa. “Creímos en nuestras opciones de ganar y somos campeones. Francia va a estar en la cima del mundo durante los próximos cuatro años”, celebró.


Noticias Relacionadas

Tras la conquista del título 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), Félix “El Gemelo” Alvarado tiene una lista de candidatos...

por Haxel Rubén Murillo