4 ponches propinó el derecho nicaragüense en su presentación de 3,2 innings. Archivo
4 ponches propinó el derecho nicaragüense en su presentación de 3,2 innings. Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

En su segunda apertura como lanzador de Grandes Ligas con los Yanquis de Nueva York, el nicaragüense Jonathan Loáisiga no pudo pasar con buena calificación su prueba ante los Marineros de Seattle, quienes le fabricaron tres carreras en 3.2 episodios de labor.

Jonathan Loáisiga permitió seis imparables ante la ofensiva de los Marineros en el Yankee Stadium.

Respaldado por la poderosa ofensiva de los Yanquis de Nueva York, el novel lanzador nicaragüense Jonathan Loáisiga se salvó de la derrota en su segunda apertura en el mejor beisbol del mundo, pese a que en 3.2 episodios permitió tres carreras ante la fiera ofensiva de los Marineros de Seattle. El nica fue candidato al revés hasta en el octavo episodio, cuando desde el dogout pudo ver cómo Gary Sánchez con un jonrón de dos carreras empataba 5-5 un juego que los mulos terminarían ganando 7-5 y a la vez lo libraba de caer por primera vez en su incipiente carrera en Grandes Ligas. Tras una presentación en la que permitió seis hits, otorgó dos bases por bolas y ponchó a cuatro bateadores, Loáisiga dejó su efectividad en 3.12.

En la primera entrada Loáisiga atravesó dificultades pese a no haber sido conectado de forma contundente. Los dos primeros bateadores que enfrentó, el veloz Dee Gordon y el encendido Jean Segura, le conectaron un infieldhit cada uno, metiendo el episodio en serias complicaciones para el novato pistolero, sobre todo por ser la ofensiva de los Marineros una de las más fuertes de todas las Grandes Ligas. Sin embargo, el nica sacó a relucir su temple y sus recursos para escapar de la fatalidad y logró pintar el cero tras dominar en batazo para doble play a Mitch Haniger y luego en elevado al jardín central al jonronero Nelson Cruz.

Un episodio más tarde, Loáisiga volvió a transitar por el valle de las angustias, aunque pudo salir sin recibir daño. Tras un primer inning titubeante, el derecho de las Sierritas de Managua inició el segundo otorgándole base por bolas a Kyle Seager y aunque luego ponchó a Denard Span, Ryon Healy lo sacudió con un sencillo hacia el jardín izquierdo. Con dos hombres en circulación, Jonathan dominó a Ben Gamel y a Mike Zunino.

Domina y luego flaquea

Distinto al Loáisiga de los dos primeros capítulos, el que apareció en el tercero lució dominante y consiguió pintar el cero, llegando a ocho episodios completos sin permitir carreras sumando los cinco en los que dejó en blanco a los Rays de Tampa Bay en su debut en Grandes Ligas. Un Jonathan aparentemente decidido a no volverse a mostrar vulnerable, ponchó autoritariamente a Gordon y a Segura, y luego de recibir un sencillo de parte de Haniger, completó la entrada dominando a Nelson Cruz.

Tras mostrarse inmune a las carreras en sus primeros ocho innings de labor como ligamayorista, Loáisiga cedió en el cuarto episodio ante los Marineros, quienes le fabricaron tres anotaciones. Seager le negoció base por bolas y luego anotó la primera carrera del juego gracias a un sencillo de Span al bosque central y a un error en tiro del intermedista Gleyber Torres. Acto seguido, dominó a Ryon Healy en una rola al campo corto, pero luego fue estremecido por un trancazo de dos bases de Ben Gamel. Con dos rivales corriendo en posición anotadora, ponchó a Mike Zunino, acción luego de la cual fue sustituido en el montículo por Chasen Shreve, lanzador que no pudo cumplir con la tarea de sacar el tercer out sin antes permitir que Dee Gordon con un incogible a la zona de la pradera derecha consiguiera enviar al home a los dos corredores heredados por el nica, quien salió entonces dejando el juego perdido 3-0.

Los Marineros ampliaron su ventaja a 5-0 en la apertura del quinto y en el cierre de este mismo episodio los Yanquis se acercaron 5-2 frente a Félix Hernández, quien no apareció en el sexto. En el séptimo los de Nueva York sumaron una carrera y en el octavo, el hasta entonces apagado Gary Sánchez, empató el juego 5-5, salvando a Loáisiga de la derrota. En el cierre del noveno, Giancarlo Stanton, con otro bambinazo de dos carreras, le dio el triunfo a los Bombarderos del Bronx 7-5.


Noticias Relacionadas