El estadio Luzhnikí, un estadio con capacidad para 81.000 espectadores, vistió sus mejores galas para abrir un torneo que echó a andar con el partido entre el anfitrión, Rusia, y Arabia Saudí. EFE
El estadio Luzhnikí, un estadio con capacidad para 81.000 espectadores, vistió sus mejores galas para abrir un torneo que echó a andar con el partido entre el anfitrión, Rusia, y Arabia Saudí. EFE

Deportes, Futbol por Metro Internacional,

El cantante británico Robbie Williams dio inicio a la fiesta del Mundial de Rusia 2018 con una gran actuación en la ceremonia de inauguración, en la que interpretó algunos de sus más grandes éxitos como Feel y Angels.

El músico, que tomó el escenario que se instaló en el estadio Luzhniki de Moscú, hizo lo suyo enfundado en un traje rojo con animal print e interpretó el tema Angels junto a la soprano rusa Aida Garifullina.

Y aunque el cantante lo hizo muy bien, también generó críticas y diversas reacciones, ya que en febrero pasado aseguró que jamás volvería a interpretar esta canción en vivo.

El clásico, que formó parte del primer disco del cantante, Life Thru A Lens (1997) y se convirtió rápidamente en un hit a nivel mundial e incluso tiene su versión en español, es uno de los que más han tocado el corazón del británico y de los pocos que realmente lo ponen a llorar.

Así lo dijo en una entrevista: “Tengo que contenerme o podría llorar con todo y verme patético. Mientras suena el tema, hay gente que muestra fotos de sus padres que murieron y pienso ‘Oh Dios, voy a llorar’. Me afectó”.


Noticias Relacionadas

La lesión del alero estrella Kevin Duran forzó a los Warriors de Golden State a recuperar la vieja versión de campeones que desarrollaron a la perf...

por EFE

Al ritmo de dos cuadrangulares de Wuilliams Vásquez y otro vuelacerca de Juan Carlos Urbina, el conjunto del Bóer se impuso este domingo 7-3 ante Es...

por Carlos Montealto

Después de ver al Frente Sur Rivas salvarse en el último juego de perder por barrida su anterior serie contra los Dantos, un rival siempre exigente,...

por Harold Briceño Tórrez