Cuthbert anotó una carrera en el juego de anoche. Archivo
Cuthbert anotó una carrera en el juego de anoche. Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

El artillero nicaragüense de los Reales de Kansas City se fue de 3-1 ante los Orioles de Baltimore, en el desafío que perdió anoche su equipo con marcador de 11-6. El costeño mejoró su promedio ofensivo de .200 a .204, producto de 20 hits en 30 visitas legales al cajón de bateo.

Su equipo se adelantó en el propio primer episodio gracias a un cuadrangular con las bases llenas de Salvador Pérez y fue hasta en el segundo inning, abriendo tanda, que él tuvo primera visita al plato, donde mostrándose paciente y selectivo consiguió negociarle base por bolas al abridor Chris Tillman.

Luego avanzó a segunda gracias a un error de la defensiva de los Orioles, avanzó a tercera por un toque de sacrificio de Jon Jay y anotó la quinta carrera de su equipo como consecuencia de un sencillo conectado por Jorge Soler.

Único imparable

En la tercera entrada, cuando su equipo aún estaba arriba en el marcador 6-3, Cuthbert apareció por segunda vez en el escenario y esta vez le correspondió enfrentar al relevista Miguel Castro, quien con un slider que se movía a 85.5 millas por hora lo obligó a fallar en un inofensivo roletazo a la zona de las paradas cortas. En el cierre de este mismo episodio, los Orioles fabricaron dos anotaciones para acercarse 6-5 y un inning más tarde, sacándole el máximo provecho a una ofensiva que incluyó un jonrón de dos carrera de Trey Mancini, le dieron vuelta a la pizarra 9-6.

El segundo turno oficial de Cheslor ocurrió en la sexta entrada y en la revancha contra Castro logró salir airoso, pues con cuenta de dos lanzamientos buenos y dos malos decidió fajarse ante un sinker que viajaba a 96 millas y con un sencillo por el jardín izquierdo consiguió llegar a la inicial, de donde no se movió pues sus compañeros Alcides Escobar, Jon Jay y Jorge Soler fueron dominados en ese orden.


Noticias Relacionadas

“Cuando acepté volver a la pelota profesional sabía que no era venir a dar cuatro hits por juego o robarme 20 o 30 bases”, le dijo Everth Cabrer...

por Harold Briceño Torrez

Cuando Bartolo Colón era solo una amenaza seria al récord de más victorias para un latino en el béisbol de Grandes Ligas en manos de Dennis Martí...

por Harold Briceño Torrez