El entrenador Luis Escorche ve a Carlos Buitrago coronándose. Haxel Murillo
El entrenador Luis Escorche ve a Carlos Buitrago coronándose. Haxel Murillo

Boxeo, Deportes por Haxel Murillo,

En 1999, el boxeador leonés Adonis “El Caballo” Rivas viajó a Las Vegas como supuesto corderito, listo para ser degollado por Diego “El Pelucho” Morales, campeón 115 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en ese momento. Al menos ese era el pensamiento de los mexicanos que al ver a Adonis se burlaron del nica, cuenta el entrenador venezolano Luis Escorche. “Cogieron confianza”, cuenta Escorche que actualmente reside en Nicaragua junto a su familia. Al final, Adonis derrotó a Morales por decisión unánime, quebró los pronósticos, y regresó como campeón mundial cuando había poca fe en él.

En un contexto similar al de Adonis, Escorche asumió las riendas de la esquina de Carlos “Chocorroncito” Buitrago de cara a su combate de título mundial contra el boricua Ángel “Tito” Acosta el 16 de junio en el coliseo Hato Rey en San Juan, Puerto Rico. Cuando se pierden cuatro oportunidades de campeonato, como es el caso de Buitrago, es normal que en el sentimiento de la gente no se espere una sorpresa.

Sin embargo, el entrenador venezolano si cree, incluso hasta vaticina un nocaut en Puerto Rico, donde el local defenderá el título por primera vez. Escorche ya sabe lo que significa para un peleador perder cuatro chances, lo vivió con el leonés Julio “El Yambito” Gamboa, pero en este caso hace una aclaración: “Al Yambito le faltó suerte, al menos ganó tres de las cuatro, ganó en Japón y dos veces en Estados Unidos, solo una vez lo vi perder ante Félix Machado”, señaló.

¿Qué pasa por la mente de un boxeador cuando ha perdido cuatro oportunidades de título mundial y como se le puede inyectar confianza?

Allí es donde se pone en juego el trabajo del entrenador, se tiene que atacar la psicología. He tenido boxeadores como Leo Gámez, venía de perder dos veces con Myung Woo Yuh y una con Yong-Kang Kim, después subió de categoría a 108 libras, fuimos a Japón para pelear con Shiro Yahiro, ¿Quién fue el campeón? Leo Gámez, ganamos por nocaut en 1993. Uno tiene que meterle en la cabeza al peleador que se va a coronar, Carlos quiere ser campeón del mundo.

¿Por qué cree que los manejadores de Acosta escogieron a Carlos? ¿Será que están excesivamente confiados de que ganaran fácil?

Dios quiera que estén confiado, a como lo tomen ellos, igual nos vamos a preparar. La impresión de los mexicanos cuando vieron a Adonis fue de confianza, se burlaron de Adonis, y mira lo que les salió. Ganamos, Adonis fue el cuarto campeón del mundo en la historia de Nicaragua.

¿Qué deficiencias y cualidades ve en Tito Acosta?

Para ser un 108 libras es un peleador lento, te anuncia los golpes. Es un tipo peligroso con mucho poder, tira la derecha larga y te maneja bien el cruzado y el gancho de izquierda, no tiene un jab rápido, típico de un pegador.

Acosta le envió un mensaje a Carlos, le dijo que siga soñando con ser campeón…

Ese sueño lo haremos realidad el 16 de junio. Lo vamos a acostar (noquear) al boricua.

¿Cómo termina la pelea el 16 de junio?

Es un combate que termina por nocaut a favor de Carlos, no te diré en que round pero si termina por nocaut. El trabajo que estamos haciendo es en base a fortaleza y velocidad. La clave es trabajar con inteligencia.

¿Va a ser una orden ir a buscar el nocaut contra Acosta?

Vamos a salir a ganar round por round, tenemos una estrategia clara, sabemos que tenemos enfrente a un golpeador, que viene de frente, viene llaveando para enganchar con su derecha y el cruzado de izquierda, ya estamos ensayando en base a eso.


Noticias Relacionadas

El brutal nocaut que propinó Cristofer González al norirlandés Paddy Barnes en la primera defensa de su cetro mosca del Consejo Mundial de Boxeo (C...

por Haxel Rubén Murillo