Juan Carlos Ramírez desafía a Cleveland. Archivo
Juan Carlos Ramírez desafía a Cleveland. Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Tras un Spring Training marcado por buenas presentaciones, excepto la última ante los Dodgers de Los Ángeles, Juan Carlos Ramírez, el meteórico lanzador que apenas el año pasado tuvo su primera campaña como abridor, está listo para su primer trabajo de la temporada regular del 2018: enfrentar a los Indios de Cleveland y guiar a los Angelinos a un triunfo altamente significativo en el primer juego del equipo laureado en su propia casa.

Juan Carlos, que en los entrenamientos primaverales dejó claro el haberse recuperado satisfactoriamente de una irritación en el codo que incluso lo llevó a un tratamiento de células madre, llega a este primer reto del año con estadísticas que lo acreditan como un lanzador de cuidado, sobre todo cuando se exige sin límites y lleva sus recursos al máximo nivel. Su efectividad de 3.75, sus 24 ponches y solo cinco bases por bolas en 24 episodios a lo largo seis aperturas, dos de ellas ante equipos de Ligas Menores, son números respetables para un lanzador que llegó a la pretemporada tras aproximadamente siete meses fuera de actividad.

Si bien es cierto lució vulnerable en su última salida ante los Dodgers, permitiendo cuatro carreras producto de ocho hits, incluidos par de cuadrangulares, en 3.2 episodios, no puede usarse este único desliz para dudar de lo que podría exhibir hoy en su primer reto del año. Esa derrota sufrida en el cierre del Spring Training no es más que un recordatorio de que Juan Carlos no siempre será el tirador dominante que tiene por costumbre salir ileso, sino un pícher que, como todos los demás, es propenso al descalabro y en algún momento será descifrado y hasta derrotado.

Las proyecciones

Las páginas especializadas en estadísticas proyectan que Juan Carlos Ramírez podría terminar el 2018, de no sufrir alguna lesión y jugar la temporada completa, con balance de 7-7 y efectividad de 4.64 a lo largo de 21 aperturas, cifras que no están lejos del alcance de un pistolero que el año pasado, en su primera experiencia como abridor, acabó con récord de 11-10 y promedio de carreras limpias permitidas de 4.15.

Es más, no es atrevido pensar que el derecho nicaragüense puede superar las expectativas y terminar por encima de las estadísticas que se le proyectan. Despojado de la presión que representa el hecho de demostrar que puede ser abridor en el máximo nivel, asignatura que cursó con buenos registros en el 2017, y dotado de mayor experiencia, con un mejor manejo de sus recursos, J.C. está llamado a confirmar esta campaña que lo hecho en la anterior no fue un producto de la casualidad sino de su potencial, mismo que se ha visto agigantado por esa confianza que los Angelinos, en especial Mike Scioscia, han depositado en él.

Se espera que Juan Carlos se mantenga saludable a lo largo de la temporada y consiga superar su actuación de la campaña anterior. La idea es que este año, en el que podrá contar con mayor aporte ofensivo dado el regreso de Mike Trout, la contratación del japonés Shohei Ohtani y el aporte siempre valioso del veterano Albert Pujols, pueda volver a erigirse como figura de la rotación de los Angelinos, tal y como lo hizo el año pasado, en el que sufrió varias veces por la falta de ofensiva de su equipo.

Debutar brillando, clave

El de esta noche es un reto mayúsculo para Juan Carlos, sobre todo porque se trata de buscar una victoria en el Día de Apertura en la propia casa de su equipo y ante un rival que es siempre exigente como los Indios de Cleveland, novena a la que J.C. limitó a un promedio ofensivo de .217 al año pasado.

Ramírez solo enfrentó en una ocasión a los Indios y fue el jueves 27 de julio. Esa noche tiró 6.2 entradas de solo cuatro imparables y dos carreras limpias, forjando una apertura de calidad que no le fue suficiente para alzarse con la victoria, pues los Angelinos no lo respaldaron y al final cayó 2-1. En ese juego, en el que mejoró su promedio de 4.38 a 4.29, demostró que podía fajarse ante los grandes monstruos de Las Mayores, incluidos los Indios, que para entonces lideraban la División Central de la Liga Americana. Para hoy se espera verlo nuevamente dominante frente a Cleveland, haciendo lo necesario para debutar con un triunfo, pero sobre todo con una buena demostración.


Noticias Relacionadas

La Costa Caribe ha ganado las seis series que ha disputado en la actual temporada del Campeonato Germán Pomares Ordóñez y no piensa perder su racha...

por Harold Briceño Tórrez

Apolinar García y Alexis Hernández no son los tiradores con más triunfos ni los que más ponches propinan en la actual temporada del campeonato Ger...

por Harold Briceño Tórrez

El infielder estadounidense de padre nica, Alex Blandino, parece no ajustarse al exigente picheo de Grandes Ligas. El novel pelotero ha conseguido sol...

por Harold Briceño Tórrez