Wilton López podría aparecer contra los Indios. Archivo
Wilton López podría aparecer contra los Indios. Archivo

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

La segunda jornada del Campeonato Germán Pomares Ordóñez trae consigo una serie que bien podría considerarse una final adelantada. Se trata del clásico enfrentamiento entre dos grandes favoritos al título: los Indios del Bóer, que se coronaron por última vez en el 2014, y los Leones de León, que aún no consiguen alzarse con el campeonato en la nueva etapa de los Pomares. Considerada una batalla cuyo resultado no es fácil de predecir, esta será una serie que pondrá a prueba ese bateo explosivo del que presume el Bóer y ese picheo efectivo del que tanto alardea León.

Los capitalinos llegan a este desafío tras cumplir con los pronósticos barriendo a las Fieras del San Fernando en los tres partidos del pasado fin de semana. La tropa dirigida por Ronald Tiffer hizo sufrir al picheo de los de Masaya conectándoles 35 imparables (11 2B, 1 3B, 2 HR) y produciéndoles un total de 25 carreras, 24 de ellas limpias. Esta exhibición de cañoneo ante un equipo repleto de jóvenes le permitió a los Indios construir un promedio ofensivo de .340 puntos. El asunto podría ser diferente a partir del próximo viernes cuando enfrenten a un picheo de mayor calidad y experiencia.

Por su parte, los occidentales vienen de ser víctimas de los Naranjeros de Chinandega en la que fue considerada la mayor sorpresa del primer fin de semana del Campeonato. Dado su picheo lleno de figuras y su bateo lo suficientemente fuerte se consideró a León como favorito para ganarles hasta por barrida a los chinandeganos, sin embargo, tras imponerse en el primer duelo, perdieron los siguientes dos desafíos. Los felinos exhibieron una ofensiva pobre, capaz de solo producir nueve anotaciones (ocho limpias) en los tres partidos y de forjar un promedio colectivo nada amenazante de 225 puntos.

Es complicado predecirlo y aunque suene muy trillado es válido señalar que ambas novenas cuentan con los argumentos necesarios para ganar la serie. Los Indios son dueños de un bateo mete miedo y capaz de volver vulnerable a cualquier pícher de este campeonato. La alineación integrada por el siempre encendido Wuilliam Vásquez (9-4, .444), el experimentado Edgar Montiel (13-7, .538), el talentoso Javier Robles (13-5, .385) y los caracterizados Janior Montes (7-2, .286) y Juan Carlos Urbina (12-3, .250) debe ser trabajada con extrema cautela o de lo contrario puede hacer mucho daño.

Por su parte, los Leones poseen una rotación que bien puede considerársele lo suficientemente buena y experimentada como para dominar a cualquiera de los restantes 17 equipos en la competencia. Wilton López, que no tuvo acción ante Chinandega y que sí podría hacerlo en esta serie, presenta una combinación de talento y experiencia que lo convierte en un tirador duro de matar; Fidencio Flores (0-1, 1.80), que perdió ante Chinandega pese a permitir solo una carrera en cinco entradas, es tan efectivo a este nivel que da la impresión de ser indescifrable; y Junior Téllez (0-1, 2.25), quien también cayó ante los Naranjeros a pesar de haber trabajado ocho entradas de dos carreras limpias, presenta un admirable ritmo ganador en el Pomares que pareciera ser una garantía de triunfo cuando sube al montículo.

Entonces, ¿quién prevalecerá? Creo que el conjunto leonés, dotado de una rotación de lujo, de un bullpen de excelente nivel y de una ofensiva que goza de muy buenas credenciales, puede ganarle la serie a un Bóer que tiene un bateo peligroso, pero que no cuenta con un picheo que se perfile tan seguro ante mayúsculas exigencias, como las que tendrán ante León.


Noticias Relacionadas