Gertrudis Jarquín, mamá de Bismarck Alfaro, recibió atención médica en el hospital Roberto Huembes. Alejandro Sánchez s.
Gertrudis Jarquín, mamá de Bismarck Alfaro, recibió atención médica en el hospital Roberto Huembes. Alejandro Sánchez s.

Boxeo, Deportes por Alejandro Sánchez/ Metro Nicaragua,

Gertrudis Jarquín, mamá del boxeador Bismarck “Pastelito” Alfaro, fue ingresada este miércoles al hospital capitalino Carlos Roberto Huembes, donde recibirá los cuidados necesarios después de haber sido golpeada por un derrame cerebral en 2014, que la dejó en condición de salud delicada.

Jarquín, de 67 años de edad, será atendida en ese centro hospitalario de forma gratuita, tal como apuntó el exbicampeón mundial Rosendo Álvarez al diario Metro a inicios de semana, una vez que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, respondiera de forma positiva su solicitud de ayudar a Alfaro y su familia.

Hace una semana, el propio “Pastelito” contó la compleja situación que atraviesa en su hogar, mismo del que es el único sostén, debido que su mamá y su sobrina, Marina Saraí, quien padece lupus, se encuentran delicadas de salud, y hasta antes de este miércoles no tenían las atenciones médicas adecuadas para tratar sus enfermedades. “Estaba preocupado por la condición de mi mamá y de mi prima, no teníamos los recursos económicos para darles los cuidados que requieren, pero gracias a Dios ahora están en buenas manos, con médicos especialistas”, manifestó Alfaro.

La sobrina del “Pastelito”, Marina Saraí, de 17 años de edad, sufre lupus en fase terminal, según reveló el púgil. “Mi sobrina se había estado atendiendo en hospitales públicos, pasando algunos apuros. Le estaban dando seguimiento, pero los costos de los tratamientos son caros y tenía que medicarse con lo poco que le podían garantizar en los hospitales. Ahora estoy tranquilo porque sé que no le faltará nada. No tengo cómo retribuir tanto apoyo que he recibido, solo me toca agradecer a quienes me han extendido su mano, al presidente Ortega, a Rosendo Álvarez y su familia, en fin, a quienes elevaron plegarias por mi situación”, refirió.

Rosendo “Búfalo” Álvarez, gestionó a través del Ministerio de Salud (Minsa) el traslado en ambulancia de doña Gertrudis Jarquín y de la jovencita Marina Saraí, desde su casa de habitación en las inmediaciones del mercado Iván Montenegro hasta el h ospital Carlos Roberto Huembes. Además, el exbicampeón mundial acompañó a Alfaro y sus familiares desde la llegada de estos al centro hospitalario, asegurándose de que recibieran las atenciones necesarias. “Dios hace las cosas perfectas, puso adecuada en el camino de Alfaro y ahora tiene la ayuda que requería”, declaró.

“Le agradezco al presidente Ortega, quien respondió a nuestra solicitud en brevedad. También al doctor Paladino, comisionado general de la Policía Nacional y director del hospital Roberto Huembes, por asistir a la mamá y sobrina de Alfaro. Este es un acto de amor hacia el prójimo, hoy es él (Alfaro) quien necesita, mañana puedo ser yo, por eso no dudé en ayudarlo. Hay pocos hombres como el “Pastelito”, es admirable cómo se esfuerza por sacar adelante a su familia, vende sus pasteles en un canasto sin avergonzarse, ese es un ejemplo digno de destacar”, aseveró el apodado “Búfalo”.

¿Volverá a los encordados?

El 30 de noviembre del 2013 fue la última vez que Bismarck Alfaro subió a un cuadrilátero, en esa ocasión para enfrentar a José Gutiérrez. Desde entonces, el boxeador capitalino se dedicó a elaborar sus famosos pastelitos (repostería), para llevar el sustento a su hogar. En 2014, Alfaro aceptó pelear en artes marciales mixtas, empujado por la necesidad de ganarse un dinero extra. “Me ofrecieron 1.000 dólares y no dudé en subir al octágono”, recuerda.

Después de ganar en su debut en AMM, el “Pastelito” volvió a aparecer en un evento de artes marciales mixtas, cayendo ante Danny Erazo, otrora boxeador. Haber disputado ese par de combates le costó que la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop) lo suspendiera de forma indefinida, privándolo de participar en cualquier velada boxística. Alfaro confiesa que ha querido retomar el boxeo y confía en que le retiren el castigo para seguir practicando el deporte que tanto ama.

“Lo único que quería era ganarme unos cuantos billetitos, tenía necesidades y por eso acepté pelear en AMM, pero deseo volver al boxeo. Le pediré a la honorable Comisión que tome en cuenta mi caso y que me retiren el castigo, porque me defiendo vendiendo pasteles, pero necesito ingresos extras”, refirió Alfaro. El propio Rosendo Álvarez consideró razonable los motivos que empujaron al “Pastelito” a pelear en AMM y aseguró que solicitará a la Conibop la autorización para que Alfaro retome su carrera pugilística, a través de la promotora Búfalo Boxing, la cual dirige junto a su esposa Ruth Roa.


Noticias Relacionadas

Es ahora o nunca para René “El Gemelo” Alvarado (29-8, 20 nocauts). En sus narices tiene la oportunidad de retar al campeón mundial 130 libras d...

por Haxel Murillo

Todo está listo para el viaje de René “El Gemelo” Alvarado hoy a Indio, California. Muy temprano, exactamente a las 6:00 a.m., René tomará el ...

por Haxel Murillo