|Archivo
|Archivo

Beísbol, Deportes por Haxel Rubén Murillo,

El lanzador Junior Téllez firmó contrato ayer con los Leones de León para el Campeonato de Béisbol Germán Pomares. Inicialmente se rumoró que el muchacho no estaba de acuerdo con ciertas condiciones del equipo, no obstante, el pelotero disipó toda duda ayer tras el entrenamiento de la selección nacional que enfrentó a los Dantos en un amistoso celebrado en el viejo estadio nacional Dennis Martínez.

“Me quedo con León”, dijo Téllez, mientras en sus manos cargaba un ramo de rosas y un globo que decía “Te amo”, dos detalles que le fueron entregados en el dogout y le tomaron por sorpresa en el Día del Amor y la Amistad o conocido popularmente como San Valentín. Después del partido, Junior salió del estadio y se montó en el vehículo de Sandor Guido, quien lo llevó a León a firmar el contrato.

“Llegué a un acuerdo, firmaré hoy (ayer) por la tarde, voy para León”, señaló. Y sí, después de las 2:00 p.m., en distintas páginas que siguen al equipo melenudo, Téllez apareció en una fotografía firmando el nuevo contrato.

Extraoficialmente se conoció que las negociaciones entre el pistolero se había estancado por un tema económico, incluso hasta se mencionó que Junior estaba meditando regresar a la Costa Caribe, su anterior club, donde le esperaban con los brazos abiertos, sin embargo, al final la novela terminó con un final feliz tanto para el equipo leonés como para el pelotero que en reiteradas ocasiones dijo que estaba contento de regresar a la ciudad metropolitana.


Noticias Relacionadas

Los dominicanos Manny Machado, de los Orioles de Baltimore, y Luis Severino, de los Yanquis de Nueva York, tuvieron una excelente semana en las Grande...

por AFP

Desde Juan Carlos Ramírez fallando en sus dos aperturas y siendo sometido a la cirugía Tommy John, hasta la reciente derrota de Erasmo Ramírez en s...

por Harold Briceño Tórrez

La Costa Caribe ha ganado las seis series que ha disputado en la actual temporada del Campeonato Germán Pomares Ordóñez y no piensa perder su racha...

por Harold Briceño Tórrez