El París Saint Germaín confía en que Neymar, Mbappé y compañía puedan doblegar al Real Madrid. AFP
El París Saint Germaín confía en que Neymar, Mbappé y compañía puedan doblegar al Real Madrid. AFP

Deportes, Futbol por EFE,

El Real Madrid y el París Saint-Germain inician hoy un duelo de gigantes en octavos de final de la Liga de Campeones, una eliminatoria entre dos firmes candidatos al título, en la que se juega toda su temporada a una carta los de Zinedine Zidane ante un rival con sueños de grandeza.

El Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid encadena 17 encuentros invicto en competición europea, acoge el primer capítulo de un enfrentamiento grandioso para el fútbol entre el vigente campeón que encara el reto imposible, ganar tres Champions consecutivas, y un aspirante reforzado a base de talonario con jugadores de la grandeza de Neymar y Kylian Mbappé.

El duelo de equipos, con el deseo del PSG de retomar el testigo del Real Madrid y finalizar su hegemonía en Europa, con todo encaminado a un fin de ciclo si se confirma una temporada sin títulos grandes, se traslada en el césped a pulsos individuales de la grandeza de Cristiano Ronaldo contra Neymar, como mejores jugadores del mundo con permiso de Leo Messi, en el cara a cara entre dos tridentes en momentos dispares.

La BBC (Bale-Benzema-Cristiano) marcó los últimos años con tres conquistas de Liga de Campeones en cuatro ediciones, ante la MCN (Mbappé-Cavani-Neymar) que es el presente y enfoca la competición más grande como su principal reto. El tridente del PSG dobla en goles y espectáculo al madridista. Han marcado 74 tantos por los 38 del ataque del Real Madrid que ha coincidido tan solo en los últimos partidos en los que Cristiano Ronaldo ha recuperado su pegada.”

Esta tarde iniciará la eliminatoria de octavos de final entre Real Madrid y PSG en Champions, un choque de altura entre dos grandes de Europa.

Los siete goles en cuatro jornadas ligueras del portugués, su récord en la fase de grupos marcando nueve tantos sin faltar a la cita en cada jornada y la contundencia goleadora mostrada por los de Zidane en sus dos últimos compromisos ligueros de local (doce tantos marcados), son los aspectos a los que se agarra el madridismo con la esperanza de que su equipo borre la imagen de la presente campaña y recupere la identidad que le convierte en Rey de Europa con doce títulos.

Será el propio Zidane el que decida su futuro que quedará marcado por la eliminatoria ante el PSG. Llegó por no hacer los deberes ante el Tottenham en la fase de grupos y acabar segundo. Una imagen que se sumó a la dejadez y falta de hambre en Liga nacional y al exceso de confianza en la Copa del Rey que pagó con la segunda unidad ante el Leganés. La Champions o el fracaso en una temporada en la que nadie recordará la conquista de títulos menores como las dos Supercopas o el Mundial de Clubes.

Mientras, el PSG afronta el duelo como la gran cita que sus propietarios cataríes llevan esperando desde hace años para consolidarse como grandes de Europa y convencidos de que están mejor preparados que en el pasado. Los refuerzos de Neymar y Kylian Mbappé han situado al equipo en una nueva dimensión, tanto en calidad como en experiencia internacional, por lo que nadie a orillas del Sena espera que se produzca un descalabro similar al de hace un año en el Camp Nou.


Noticias Relacionadas

El argentino Lionel Messi fue el héroe para el Barcelona con un gol que le permitió salvar un empate 1-1 en el campo del Chelsea, este martes en la ...

por AFP