El equipo que dirige Mauricio Cruz ha saldado sus encuentros con pleno de victorias. Archivo
El equipo que dirige Mauricio Cruz ha saldado sus encuentros con pleno de victorias. Archivo

Deportes, Futbol por Alejandro Sánchez S.,

Tras quedar al borde de clasificar a la final del pasado torneo de Apertura de la Liga Primera, mismo en el que tenían la presión de coronarse por estar en el año de su centenario, los Caciques del Diriangén entraron al Clausura con la carga más ligera y la motivación de ser más consistentes para poder pelear por el título, el cual se les ha negado en la última década.

Bajo las órdenes de Mauricio Cruz, técnico que le ofreció el último trofeo a los diriambinos en el 2007, los Caciques han mostrado un elevado nivel de competitividad, respecto a temporadas anteriores. En las tres primera jornadas del Clausura, los blanquinegros saldaron sus desafíos con victorias, permitiendo solo un gol y anotando nueve.

El Diriangén ocupa la segunda posición con 9 puntos, mismos que el Real Estelí, que se ubica en la primera plaza por diferencia de goles (+9 por +8). Sus estadísticas son coherentes con la calidad de juego que han exhibido. No solo tienen pleno de triunfos, también han gustado, se muestran sólidos en defensa, creativos en el mediocampo y oportunos en ataque.

El funcionamiento del Diriangén invita a creer que ha alcanzado la madurez necesaria para, por fin, ser un serio aspirante al título del Clausura, sin perder de vista al casi siempre favorito Real Estelí. Pese que ha sorprendido a propios y ajenos en el arranque del torneo, Cruz ha sido el menos extrañado, pues considera que su equipo solo está respondiendo a un proceso que ha trabajado de meses.

“Desde el torneo pasado dijimos que teníamos un equipo capaz de ser campeón. Sin embargo cometimos algunos errores y nos privaron de disputar la final, eso es historia. Pero durante la pretemporada nos enfocamos en afinar detalles y retomamos el desafío de conseguir el ansiado campeonato. Ahora hemos iniciado con buen paso, plasmando el arduo trabajo”, manifestó el estratega.

“Mental y físicamente hemos corregido detalles, al punto de que hemos consolidado una filosofía de juego y estamos viendo los resultados. Además, en el presente torneo realizamos algunos refuerzos, como es el caso del argentino Carlos “Chino” Torres, que le ha dado un plus a la plantilla”, aseveró Cruz, contento con el accionar de sus pupilos.

Seguridad en el arco

El director técnico atribuye los buenos resultados a la cohesión del colectivo, pero también a las actuaciones individuales del guardameta Brandon Mayorga, el jovencito que se ha ganado la titularidad a base de talento, esfuerzo, sacrificios y destacadas intervenciones, como en el más reciente duelo entre los Caciques y el Walter Ferretti, manteniendo su marco imbatible.

“La actitud de Brandon ha sido clave, ese muchacho ha tenido un desempeño espectacular. Durante los entrenamientos ha mostrado enormes cualidades bajo los tres palos, no solo es bueno atajando, también cuando le llega el balón, sabe cómo regresarlo, se enfoca al cien y no podemos relegarlo cuando su rendimiento es elevado”, remarcó Cruz.

Asimismo, el entrenador diriambino apuntó como principales virtudes de su equipo: “La posesión de balón, el toque rápido y la claridad para elaborar jugadas en ataque, sin descuidar la retaguardia (defensa). Colectivamente estamos jugando bien, todos los jugadores se sacrifican para que el equipo funcione. Dispongo de un once titular de calidad y cuando me toca tomar de la banca todos rinden, eso es motivante”, declaró Mauricio Cruz, quien espera darle al pueblo diriambino el título del Clausura.

El próximo domingo, los Caciques enfrentarán al Managua FC, en el Estadio Nacional de Fútbol (6:00 p.m.), con la asignatura de sumar tres puntos que los mantengan en lo más alto de la clasificación y que les permitan ampliar su ventaja respecto a los “Leones Azules”, que ocupan la tercera plaza con 7 puntos.


Noticias Relacionadas