La pelea fue apretada, pero Laguna resultó vencedor. Haxel Rubén Murillo
La pelea fue apretada, pero Laguna resultó vencedor. Haxel Rubén Murillo

Boxeo, Deportes por Haxel Rubén Murillo,

Julio Laguna se subió al ring para cumplir los pronósticos. Venció a David Bency (11-8-1, 4 nocauts) por decisión unánime la noche del sábado en el gimnasio Nicarao, donde asistieron una buena cantidad de aficionados, adjudicándose el cetro 140 libras Fedecentro de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), lo que le sirve para mantener su invicto ahora de 13 combates, 9 por la vía del nocaut.

Para el análisis hay varios puntos importantes que no se pueden dejar de un lado. Laguna ganó sin discusión, pero dio la sensación que no arriesgó lo suficiente como para generar el impacto necesario y empezar a ser considerado como un peleador que puede alcanzar niveles insospechados. También hablemos de Bency, ¿Qué pasó con el costeño? ¿Dónde quedó su fogosidad y ese instinto agresivo de tirar golpes sin cesar? El Bency del sábado fue más cauteloso, lució fuera de distancia y falló sus disparos.

La pelea
Fue en el noveno asalto cuando la pelea la tenía en el bolsillo Laguna, que Bency mostró esos chispazos. Presionó, disparó y conectó. Esa era la pelea que debía hacer el costeño, asfixiar como es su característica principal, pero esta vez cayó en el juego de Julio, quien manejando el combate a la media distancia, utilizando el jab y cruzado de izquierda, estuvo contragolpeando al costeño con facilidad.
Con todo y la falta de plenitud de David, la pelea fue muy cerrada. Eso sí, de Laguna se esperaba más, pues es un muchacho con una gama de recursos técnicos interesantes, no obstante, el sábado no arriesgó más de la cuenta.

Julio tiene talento, pero necesita más madurez, olvidarse un poco del boxeo amateur y arriesgar, más si enfrente tiene un rival que si bien es cierto es peligroso cuando ataca, también es vulnerable defensivamente.

Unuevo retador

Sentado desde una de las graderías del gimnasio Nicarao, Winston Campos vio con detenimiento la victoria de Laguna sobre Bency.

“El Zurdo” estaba convencido que Laguna sería el vencedor, por eso llegó al complejo deportivo y finalizado el pleito, tomó un micrófono, subió al cuadrilátero y retó al nuevo campeón.

“Felicito al campeón, una buena victoria ante Bency, lo reto a que se enfrente conmigo”, dijo Campos, quien es un 135 libras, pero que decidió subir de categoría a 140. En este peso los boxeadores son escasos a nivel nacional, de manera que un pleito entre Winston y Julio sería sumamente atractivo. No obstante, habrá que esperar la aprobación de Rosendo Álvarez, quien maneja la carrera de Laguna.

Julio es un muchacho con talento que puede seguir evolucionado boxísticamente, sin embargo, para enfrentar a Campos está muy verde. En una pelea contra Winston no será favorito, “El Zurdo” le supera en experiencia, técnica y ha enfrentado a rivales de calidad probada.

En la otra acera, visiblemente triste por la pérdida de su título, Bency aceptó que le faltó más empuje en el combate, aun así considera que la pelea fue cerrada y exigió una revancha para salir de dudas y confirmar quien es el mejor.


Noticias Relacionadas

El acto retador, bravucón e intimidante que hizo Winston Campos el pasado sábado, al subir al ring del gimnasio Nicarao, diciéndole a Julio Laguna ...

por Haxel Rubén Murillo

Finalmente después de 65 días desde su derrota contra el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, el tetracampeón mundial Román “Chocolatito” Gonzá...

por Haxel Rubén Murillo