Los occidentales conectaron 17 imparables, por 18 del Bóer. Óscar Sánchez
Los occidentales conectaron 17 imparables, por 18 del Bóer. Óscar Sánchez

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Los Tigres de Chinandega (5-4) desplegaron un ataque de 17 imparables para imponerse 10-7 a los Indios del Bóer (5-5), equipo que pese a conectar 18 cañonazos no pudo salir airoso de esta guerra de batazos vivida en el Estadio Nacional Dennis Martínez.

El abridor de los Indios del Bóer no había sacado ni un solo out del juego, cuando los Tigres, ante el asombro de todos, ya ganaban el duelo 7-0. Sí, suena increíble, pero es verídico. Con un ataque de seis imparables y una base por bolas, deshilachando el brazo del abridor Johan Puello y atacando también al relevista Leonardo Crawford, los felinos consiguieron en el primer episodio una ventaja que no les fue arrebatada en el resto del encuentro, pese a las amenazas generadas por la Tribu. En este desborde ofensivo de los occidentales, sobresalieron Jamar Walton (doble), Osman Marval, Edgard Montiel y Andy Paz con imparables productores.

Fue hasta en el cuarto inning, que los capitalinos reaccionaron ante un William Solomón que pese a la ventaja no lograba mostrarse autoritario. Iván Hernández y Janior Montes le conectaron de imparable y ambos fueron movidos a la caja registradora por un doblete de Javier Robles, pieza siempre fundamental en el engranaje de los Indios. Sin embargo, un episodio más tarde, los Tigres descifraron a Elvin Liriano, quien tras otorgarle pasaporte a Jesús López, recibió cañonazos consecutivos de Jimmy González, Norlando Valle y Marvin Martínez, este último el responsable de remolcar las dos carreras con las que el juego se puso 9-2.

Para el Bóer no quedaba otra opción que intentar aproximarse a la exagerada ventaja construida por sus adversarios, aunque fueran frustrados en el intento. Se esforzaron al máximo y como negándose a entregar el botín tan fácilmente, se acercaron 9-6 en el desenlace del quinto episodio, cuando con un ataque de cuatro hits explotaron a Solomón y con otros dos, incluyendo otro doblete remolcador de par de carreras de Robles, golpearon también al novel relevista Nelson León.

Sin embargo, en la apertura del noveno, los Tigres, incansables en su accionar ofensivo, sumaron una carrera, y en el cierre los Indios establecieron el 10-7 definitivo. Ganó Erasmo Reyes (1-1) en labor de relevo y perdió Johan Puello (0-1).


Noticias Relacionadas