Archivo
Archivo

Deportes, Otros Deportes por Haxel Rubén Murillo,

No hubo habladurías ni miradas amenazantes en el primer cara a cara que sostuvieron ayer Leonardo “Chimmy” Morales y el costarricense Alejandro “Mandarina” Solano. Al tico le faltó valentía para decirle de frente al nica lo que pensaba de él por no aceptar el combate en septiembre, cuando adujo que tenía una lesión en su rodilla derecha. “Me tiene miedo”, mencionó Solano cuando Leonardo decidió no subir al octágono en aquella ocasión.

Pero el combate, uno de los más esperados del año en Artes Marciales Mixtas, finalmente tiene una fecha confirmada. Será el 16 de diciembre en el cartel de Pinolero Mortal Kombat, empresa que dirige Marcelo Sánchez. Todavía no se confirma el lugar, pero es casi seguro que el evento se montará en un restaurante capitalino.

Del “Mandarina” Solano se tiene una idea clara sobre lo que puede ofrecer en el octágono. Sin embargo, de “Chimmy” no se puede decir lo mismo. Físicamente el nica luce muy bien, es visible que a pesar de estar inactivo más de 1 años, no descuida su dieta y está metido en el gimnasio constantemente, pero hasta el día del combate se sabrá si realmente ha crecido como peleador y si ese tiempo sin pelear no le afectará.

“Estoy preparando para matarme con ‘Mandarina’, la inactividad puede pesar en cierto punto, quizás comenzando el primer round que no puedo encontrar la distancia o mi ritmo, pero al momento que voy desarrollando me iré sintiendo mejor. Me he estado preparando para que no me afecte ese choque inactivo en la jaula”, dijo Morales.

Dice “Chimmy” que durante los más de 400 días sin pelear de forma oficial, ha trabajado en mejorar su mayor deficiencia: pelear abajo. Es en los derribes donde ha perdido peleas claves en su carrera ante los mexicanos Yair Rodríguez y Alejandro Quiñonez. El primero lo venció por decisión unánime, apagando el fuego del nica tras dominarlo en el piso los últimos dos rounds, y el segundo triunfó por sumisión.


Noticias Relacionadas