Deontay Wilder mandó en tres ocasiones a visitar la lona a Stiverne. AFP
Deontay Wilder mandó en tres ocasiones a visitar la lona a Stiverne. AFP

Boxeo, Deportes por Salvador Rodríguez/ESPN,

Deontay Wilder demostró este sábado, de forma fulminante, que atraviesa por su mejor momento, mientras que Bermane Stiverne no fue ni la sombra de aquel boxeador que en 2015 le duró 12 episodios a Wilder.

A los 2:59 minutos, luego de enviar a Stiverne en tres ocasiones a la lona, Wilder llegó a 39 victorias en su carrera, 38 por la vía del cloroformo, para mantenerse invicto y encantar al público con sus bombazos en el ensogado del Barclays Center de Brooklyn, Nueva York.

El meteórico triunfo le permite a Wilder labrar el camino rumbo a lo que podría ser una histórica unificación contra Anthony Joshua en 2018.

Wilder se dijo frustrado por la cantidad de boxeadores que iba a enfrentar y no han aprobado sus exámenes antidopaje, lo cual no le ha permitido demostrar que es el mejor del mundo.

“Sé que lo soy, solo necesito que me den la oportunidad de demostrarlo”, sentenció él de Las Vegas, Nevada. “¡Anthony Joshua, ¿estás listo para la prueba?! Te declaro la guerra”, exclamó Wilder en charla con Showtime.

La posible pelea ante Joshua le daría al mundo del boxeo lo que quiere después de que Wilder arrolló sin mayor problema a Stiverne, primero con un 1-2 del que el de California nunca se repuso, luego con una potente derecha y, finalmente, con un upper de izquierda con el que Wilder acabó su obra.

“Voy a ir a cualquier parte del mundo. Los reyes peleamos con los reyes”, añadió Wilder.

Por su lado, Stiverne, quien quedó sacudido desde el primer derechazo recto del campeón, dejó su marca en 25-3-1 y 21 nocauts y de paso, fue testigo principal de la sexta defensa exitosa del “Bombardero de Bronce”, quien una y otra vez insistió en enfrentar a Joshua en el futuro.

Porter va por Thurman
En la coestelar, el excampeón mundial Shawn Porter (28-2-1, 17 KOs) podrá pedir una nueva oportunidad ante Keith Thurman, campeón Welter del CMB, luego de derrotar por triple tarjeta de 117-111 al méxico-estadounidense Adrián Granados (18-6-2, 12 KOs) en una pelea por el cinturón plata del organismo.

Porter logró su segunda victoria del año tras dar cuenta en la primera del excampeón Andre Berto.

En el respaldo, el kazajo Sergey Lipinets (13-0, 10 KOs) sostuvo una pelea durísima ante el japonés Akihiro Kondo (29-7-1, 16 KOs), pero al final, le alcanzó para ganar por tarjetas de 118-110, 117-111 y 117-111, aunque el pleito fue mucho más cerrado de lo que los puntos indicaron.


Noticias Relacionadas

Camilo Mendoza es un muchacho esforzado que ha logrado forjar una corta, pero excelente carrera en el boxeo profesional, hasta el momento. Tiene un r...

por Haxel Rubén Murillo