Ambos boxeadores prometen un espectáculo. / fotos: Haxel Murillo
Ambos boxeadores prometen un espectáculo. / fotos: Haxel Murillo

Boxeo, Deportes por Haxel Rubén Murillo,

Randy Caballero enfrenta a Diego de La Hoya este sábado, en la súper cartelera encabezada por Saúl “El Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin. Un triunfo del nica-estadounidense le colocaría a un paso de volver a disputar una corona mundial, ahora en 122 libras, una categoría en la que intentará convertirse en bicampeón mundial después de saborear las mieles en 118 como monarca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

24 triunfos sin derrotas es el récord de Randy Caballero en el boxeo profesional.

Sumergido en una concentración extrema realizando campamento en Coachella, California, y descansando en el hotel Fantasy Spring, Randy afrontará este compromiso con una preparación física estupenda, la cual fue dirigida por su padre y entrenador, Marcos Caballero. “Sabía que en su momento iba a realizarse este combate. Me siento feliz de ser parte de este gran evento. Hay muchas emociones recorriendo por mi cuerpo, lo perdí todo en un evento de Canelo-Cotto. Quiero regresar con todo, es el momento, contra un rival que su nombre pesa mucho”, dijo Randy.

Este martes en el MGM Grand de Las Vegas, Estados Unidos, Randy estuvo cara a cara con De La Hoya, sobrino del legendario boxeador Óscar de La Hoya, apodado como el “Chico de Oro”. Dice Caballero que intentará terminar el combate antes del límite, pues no quiere que a los jueces les tiemble la mano por lo que significa el apellido De La Hoya.

“No voy a dejar la pelea en manos de los jueces. Voy a ganar con claridad, seré inteligente en el ring, ojalá que los jueces no vean el nombre de De La Hoya. Al final solo seremos él y yo. Por mi talento que tengo sé que puedo ganar fácil a De La Hoya”, señaló Caballero. Por su parte, el entrenador del púgil comentó que “no hay presión en el equipo, Randy ya fue campeón mundial. No tenemos nada que perder, hemos entrenado a conciencia, nosotros sabemos lo que tenemos”.

Según Marcos, su hijo anda en 123 libras, a una del peso, de manera que se espera no haya problemas este viernes en la ceremonia de pesaje.


Noticias Relacionadas