Román González regresó ayer a Nicaragua, tras caer el sábado contra Sor Rungvisai. / Alejandro Sánchez mendoza.
Román González regresó ayer a Nicaragua, tras caer el sábado contra Sor Rungvisai. / Alejandro Sánchez mendoza.

Boxeo, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Pocas horas después de manifestar su retiro tras haber caído por la vía del nocaut en su revancha ante el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, el cuatro veces campeón mundial, Román “Chocolatito” González afirmó ayer a su arribo a suelo nicaragüense que espera el próximo año tener la posibilidad de buscar un nuevo campeonato mundial.

“Lo único que yo puedo decirle al pueblo de Nicaragua es que un día como hoy espero volver nuevamente con ese título”, dijo con tono de seguridad Román, rompiendo de una vez por todas la incertidumbre que existía sobre su futuro, pues se barajaba la posibilidad, según lo que él mismo había dicho, de no volver a verlo combatiendo.

Un Román convencido de seguir con su carrera como boxeador profesional afirmó que “le he estado pidiendo a Dios que me dé mucha fortaleza y sabiduría”, y tras una pausa que dio la impresión de ser estratégica, añadió que “el año que viene, si Dios me permite la vida, espero buscar un nuevo título del mundo”. Tras esta afirmación, las decenas de personas que presenciaban su llegada se confundieron en una aplauso sonoro, como agradeciendo a su héroe el hecho de que no los dejara huérfanos de sus demostraciones.

Su futuro en la AMB
Luego de dejar claro que no se retiraba y que buscaría un nuevo chance titular, González dejó pistas claras de cuál podría ser su futuro en el pugilismo rentado. “Por ahora voy a descansar y en el transcurso de la semana vamos a comunicarnos con el señor Akihito Honda para saber cuáles son los planes”, manifestó quien seguramente cuando decida retirarse tendrá un lugar especial en el Salón de la Fama del boxeo mundial.

“Todo depende de Honda, él es nuestro jefe. Claro que me encantaría pelear nuevamente por un título en la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), creo que eso es lo que él anda buscando”, comentó el exmonarca de las 115 libras, añadiendo que tras haber caído ante Rungvisai conversó con Honda y este le dijo que no se preocupara y que siguiera adelante.

Apenas horas después de haber considerado retirarse, González admitió que volverá a pelear. Posiblemente lo haga en un nuevo organismo, todo apunta a que aceptará la invitación de la AMB

Sobre un posible tercer combate contra el guerrero tailandés, “Chocolatito” señaló que estaría dispuesto a realizarlo, “pero antes me gustaría convertirme en campeón de otro organismo para luego unificar los títulos”. Asimismo, sobre el deseo de Naoya Inoue de combatir con él, Román confesó que “si el sábado todo hubiera salido bien, la siguiente pelea hubiera sido con Inoue en Japón”.

“Morí en mi ley”
“Siempre le he regalado a mi pueblo muchas alegrías, pero el día sábado no fue así, pues me noquearon. El asunto aquí es que uno tiene que saber aceptar la derrota y yo reconozco que no tengo excusas, pues iba en muy buenas condiciones”, dijo Román sobre la segunda derrota de su carrera.

“Morí en mi ley”, afirmó el considerado rey de las categorías pequeñas, describiendo luego que “tras la primera caída me levanté y miraba bien, entonces dije aquí voy a morir y así lo hice. Quizás van a decir que eso no es de un hombre, pero yo no soy un boxeador, yo soy un fajador. Miré que Rungvisai venía sobre mí y dije allá vamos. La decisión de fajarme fue mía. He visto muchas veces la pelea y me da cierta tristeza, pero así es el boxeo”.

Según cuenta Román, una vez que llegó al hospital los médicos le comentaron que para qué lo habían llevado si no tenía nada. “Me hicieron las placas y todo salió bien. Abandoné el hospital como a las dos de la madrugada, comí y todo tranquilo”, contó la máxima figura del deporte nicaragüense, convencido ahora de no querer dejar el boxeo y de seguir buscando la gloria.


Noticias Relacionadas