Juan Carlos Ramírez perdió ayer ante Minnesota. /AFP
Juan Carlos Ramírez perdió ayer ante Minnesota. /AFP

Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Buscando la revancha, Juan Carlos Ramírez (7-7) fue nuevamente derrotado por los Gemelos de Minnesota, que ayer doblegaron 5-4 a los Angelinos de Los Ángeles. El nicaragüense, que se mostró dominante en los primeros cuatro episodios, limitando a sus rivales a solo dos imparables y una carrera, flaqueó en el quinto y el sexto, recibiendo cuatro cañonazos y tres notaciones limpias que desmejoraron su efectividad a 4.73. Buscando su octava victoria del año, encontró la séptima derrota de la campaña.

Juan Carlos llegó al juego motivado por la idea de vengarse de un equipo que el 2 de junio le propinó una de las derrotas en las que más castigo ha recibido. Esa noche, fatal para el nicaragüense, los Gemelos le conectaron ocho imparables y le fabricaron siete carreras limpias en 4.1 episodios. Ayer, en la primera entrada, J.C. dominó en roletazo al campocorto a Robbie Grossman, le otorgó pasaporte a Joe Mauer, luego puso fuera a Miguel Sanó en línea al jardinero central y a Max Kepler en roletazo a la primera base.

Promedio
4,73 es la efectividad de Juan Carlos Ramírez tras su presentación ante Minnesota

Los Angelinos no tardaron en mostrarle su apoyo al nicaragüense, adelantándose 1-0 en la parte alta del segundo inning, gracias a sencillo de Yunel Escobar y doblete de Luis Valbuena. Sin embargo, el meteórico lanzador pinolero no pudo sostener la ventaja y en el cierre los Gemelos igualaron las acciones.

Fue hasta el tercer inning que Juan Carlos pudo retirar en fila a la artillería de Minnesota. Grossman falló en elevado al short stop, Mauer fue puesto out tras un rodado a la intermedia y Sanó fue eliminado por la vía del ponche. En el cuarto, con la pizarra inalterable, Ramírez admitió un sencillo de Max Kepler antes de dominar de forma consecutiva a Eduardo Escobar y Eddie Rosario. Acto seguido, le dio base por bolas a Chris Giménez, pero resolvió ponchando a Ehire Adrianza. Del Juan Carlos agredido con siete cañonazos, tres de ellos cuadrangulares, y cinco carreras limpias por los Dodgers de Los Ángeles en su última apertura, no había señales, este, aunque con ciertos problemas de control, estaba resolviendo la ecuación que hace un mes lo había metido en serias complicaciones.

Sin embargo en el quinto, como si en la pausa le hubieran cambiado el brazo, el nicaragüense fue víctima de una rápido operativo que incluyó cuatro imparables consecutivos y par de carreras

Un episodio más tarde, con los Angelinos habiéndose acercado 3-2, Juan Carlos abandonó el montículo tras recibir un doblete de Eddie Rosario. Los Angelinos intentaron salvar a J. C. de la derrota, pero solo pudieron acercarse 5-4, el marcador definitivo.


Noticias Relacionadas

Hacer un pronóstico sobre cómo será el trabajo de Erasmo Ramírez hoy cuando enfrente a los Vigilantes de Texas por segunda ocasión en la temporad...

por Harold Briceño Tórrez

Es difícil golpear la pelota como lo hace Christian Yelich, pelotero de los Cerveceros de Milwaukee que antes de la jornada de ayer bateaba para .318...

por Helmut Canales