El excampeón mundial de boxeo Julio Cesar Chávez (i) asiste al sepelio de su hermano Rafael Chávez en Culiacán, Sinaloa (México). /EFE
El excampeón mundial de boxeo Julio Cesar Chávez (i) asiste al sepelio de su hermano Rafael Chávez en Culiacán, Sinaloa (México). /EFE

Boxeo, Deportes por EFE,

El mexicano Julio César Chávez, excampeón mundial de boxeo, dejará todo en manos de la ley para investigar y esclarecer el asesinato de su hermano Rafael, a pesar de que dijo conocer “gente en todos los niveles sociales”, incluso narcotraficantes.

“Quiero que todo esto se haga por medio de la ley, que todo esté bajo la ley. Dejaré todo en manos de la justicia y espero que le den seguimiento a este asesinato que fue cruel”, declaró Chávez en conferencia de prensa.

Chávez acusó a la prensa de citar a conveniencia sus declaraciones acerca de que tenía amigos de toda clase y sugirieron que pediría ayuda a sus conocidos narcotraficantes para “investigar” el caso.

“Dije que tengo amigos de toda clase y siempre lo he dicho, sea narcotraficantes, políticos, porque soy una persona pública y nunca le he negado una foto o un autógrafo a nadie”, sostuvo

“Me tienen respeto por lo que he hecho”, añadió.

Sobre la información de que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos le advirtió que lo querían secuestrar a él y a una de sus hijas (Nicole) en la ciudad fronteriza de Tijuana, contó que esa información se la hicieron llegar al Centro Ceremonial Otomí, en el Estado de México, cuando estaba concentrado con su hijo Julio César para la pelea con Saúl “Canelo” Álvarez.

Además, el expúgil, de 54 años, aprovechó para ofrecer una disculpa a los gobernadores de los estados Baja California, Franciso Vega, y Sinaloa, Quirino Ordaz, por las “fuertes declaraciones” que hizo en su contra en las que los calificó de incompetentes y señaló que no estaban haciendo nada por la seguridad de los ciudadanos.

Rafael Chávez, hermano de Julio César Chávez y quien atendía dos inmuebles para adictos al alcohol y las drogas, fue asesinado a balazos la noche del domingo en Culiacán, Sinaloa.

Chávez aseguró que los delincuentes que le quitaron la vida a su hermano estaban drogados y que entraron a su hogar para exigirle dinero; sin embargo y a pesar de que Rafael les entregó 3.000 pesos (unos 170 dólares), le exigieron más. Ello derivó en una confrontación en que los delincuentes dispararon a la víctima.

El expúgil confió en que las autoridades detendrán pronto al o los responsables del crimen, ya que las investigaciones van muy avanzadas.

“Hay que estar unidos y pelear con los delincuentes, para que esto no siga pasando”, apuntó.

Adelantó que su familia está organizando una pelea de box, como homenaje a su hermano Rafael “El Borrego” Chávez, que se llevará a cabo a finales de julio en Culiacán.


Noticias Relacionadas