Juan Carlos Ramírez fue apoyado por el cuerpo de relevistas. /AFP
Juan Carlos Ramírez fue apoyado por el cuerpo de relevistas. /AFP

Beísbol, Deportes por Haxel Rubén Murillo,

¡Cómo sufrió anoche Juan Carlos Ramírez para apuntarse su cuarto triunfo de este año en Grandes Ligas! Seguramente después de ser estremecido por dos jonrones solitarios de Corey Dickerson y Logan Morrison en el primer episodio, el espigado lanzador dueño una recta humeante sentía que la tierra se lo tragaba, pues estaba en riesgo de ser explotado. Sin embargo, el nica sobrevivió al vendaval, levantó el voltaje y cerró de forma colosal venciendo 3-2 a los Rays de Tampa Bay en el Tropicana Field.

J.C. subió al corazón del terreno de juego con ventaja de 1-0, gracias a un elevado de sacrificio de Andrelton Simmons, empujando a Kevin Kermaier en la apertura del primer episodio. Pero esa mínima ventaja fue borrada rápidamente por esos dos jonrones inesperados. Tuvo fortuna el nica de que ese par de bambinazos no encontraron corredores en circulación, si no el final de la historia posiblemente hubiese sido otro. En el cierre de esa primera entrada, Ramírez soportó tres imparables. Su recta cayó en el centro del plato sin ninguna malicia, siendo conectada con facilidad por los zurdos Dickerson y Morrison.

Sale a flote. Después de un inicio aterrador, Juan Carlos Ramírez levantó su pitcheo y se adjudicó su cuatro triunfo de la temporada contra los Rays de Tampa Bay

Después de ese amargo arranque, Juan Carlos comenzó a recuperar la estabilidad. Retiró a los tres bateadores que enfrentó en el segundo episodio, retratando con ponches a Daniel Robertson y Derek Norris. En el tercero aceptó imparable de Kevin Kermaier después de un out, pero logró cerrar la entrada dominando a Evan Longoria y se vengó ponchando a Morrison, quien lo había castigado con jonrón.

Desde el hit de Kermaier en el tercero, Ramírez llegó a retirar a 11 hombres en fila hasta el cierre del sexto episodio. En el séptimo, Tim Beckham le cortó la racha tras ligarle imparable al bosque central. Dominó a Colby Rasmus con rola para doble play, pero aceptó otro hit de Robertson. Con 99 lanzamientos en su cuenta, el manager de los Angelinos de Los Ángeles, Mike Scioscia, dijo: ¡No más!, retirando al nica del montículo, que dejó el juego ganado 3-2, después de que su club anotara una en el quinto y otra en el séptimo.

Relevó socó

David Hernández relevó a Ramírez, ponchando a Michael Martínez para preservar ese 3-2 que corría el riesgo de aumentarse o dejar sin oportunidades de triunfo al nica si Tampa lograba empatar y darle vuelta a la pizarra. En el octavo, José Álvarez sustituyó a Hernández, sacó dos outs y fue sacado, siendo sustituido por Bud Norris, quien sorteó un hit de Longoria y cerró el inning ponchando a Morrison.

Álvarez apareció en el noveno, dominó a Tim Beckham, ponchó a Colby Rasmus, y aunque le regaló boleto a Robertson con dos outs, se apuntó el salvamento ponchando a Michael Martínez, garantizándole el triunfo a Ramírez.

En total, la labor del nica contra Tampa fue de 6.2 innings, en los que permitió 6 imparables, dos carreras producto del par de cuadrangulares solitarios, otorgó solamente un pasaporte y ponchó a 5 bateadores. Su balance es de 4-3, con 3.81 de efectividad en 8 salidas como abridor, al permitir 23 carreras en 54.1 entradas. En ese trayecto acumula 44 ponches.  Juan Carlos está programado para lanzar este sábado contra Miami, en Marlins Park, donde buscará su quinto éxito de la temporada.


Noticias Relacionadas

En su segunda apertura como lanzador de Grandes Ligas con los Yanquis de Nueva York, el nicaragüense Jonathan Loáisiga no pudo pasar con buena calif...

por Harold Briceño Tórrez

Tras vencer a los Rays de Tampa Bay el pasado viernes 15 de junio en su debut en Grandes Ligas, el derecho nicaragüense Jonathan Loáisiga enfrentar...

por Harold Briceño Torrez