/ Archivo
/ Archivo

Boxeo, Deportes por Haxel Rubén Murillo,

Ramón Omar Álvarez se describe como una persona humilde, trabajadora, soñadora y apasionada por cumplir sus metas. Tiene 48 años, es admirador de Román “Chocolatito” González y Carlos “Chocorroncito” Buitrago, con quien ayer firmó un contrato de cuatro años que los mantendrá unidos con el propósito de convertir en realidad el sueño del muchacho del barrio Andrés Castro: ganar una corona mundial.

Álvarez reconoce que su experiencia en el boxeo es mínima, pero apela a su maestría en administración de negocios, más el asesoramiento que tendrá de Ricardo Rizzo, que seguirá trabajando como el asesor internacional de Buitrago. “A Rizzo tengo que pegármele, e ir adquiriendo conocimientos. Él es parte de este contrato, somos un equipo”, explica el nuevo apoderado del “Chocorroncito”.

Don Omar, como se le conoce popularmente, no se metió al mundo del boxeo por ganar dinero. Es un hombre de negocios, se dedica a importar y vender vehículos, es dueño de dos hostales en Masaya y tiene una ferretería, además trabaja en bienes raíces, compra y vende propiedades. Su decisión de manejar a Carlos es simplemente porque lo admira desde hace mucho tiempo, y cree que con sus recursos puede garantizarle más actividad y una preparación de primer nivel.

Su primera decisión como manejador es ambiciosa. Dijo que enviará a Carlos a entrenarse en Panamá junto al papá, el entrenador del púgil, Mauricio Buitrago, y el preparador físico venezolano Luis Escorche. Además pretende conversar con el equipo de trabajo para valorar la posibilidad de reforzar el equipo con el reconocido entrenador panameño Rigoberto Garibaldi, una idea acertada, pues el canalero es un hombre de experiencia que puede sumar sus conocimientos.

“Cuando hablé con Carlos le dije que tenía rato de no verlo pelear. Al final nos pusimos de acuerdo y firmamos el contrato. Mi idea es proyectarlo a nivel internacional, que haga más peleas, que se convierta en campeón. Quiero que tenga una preparación de primer nivel de cara a su pelea de título mundial con José Argumedo a finales de agosto o inicios de septiembre. Vamos a hacer campamento en Panamá”, dijo exultante el manejador.

Cuenta Álvarez que tiene un equipo de trabajo que le garantizará a Carlos pelear más seguido.


Noticias Relacionadas