Román González realizó su primer entrenamiento desde que cayó ante Rungvisai. / Cortesía
Román González realizó su primer entrenamiento desde que cayó ante Rungvisai. / Cortesía

Boxeo, Deportes por Metro,

Por primera vez, Román “Chocolatito” González entró ayer al gimnasio Roger Deshón, ubicado en San Judas, como excampeón mundial, pero con su legado de tetracampeón intacto. Los ojos de los entrenadores y muchachos que a diario entrenan en ese lugar, buscando salir de la pobreza a través del boxeo, se viraron al pugilista vestido con un buzo gris, camisola blanca y tenis azules.

En el santuario que lo vio desarrollarse como pugilista con Alexis Argüello como guía principal cuando era un infante, Román es esperado por su entrenador Wilmer Hernández. González frente al espejo empieza a soltar las manos, realiza un poco de ejercicios de sombra y suiza (salto a la cuerda) sin exigirse demasiado. A partir de este jueves, el cuerpo de González empieza un proceso de readaptación, es por ello que los primeros 15 días serán de poco ajetreo, según palabras del tetracampeón en su regreso a los entrenamientos.

Las libras de más se notan en el cuerpo de Román, pero lo importante es que su rostro luce impecable. La herida de la ceja izquierda está sana, al igual que la abertura de la cabeza que provocó un manantial de sangre durante los 12 asaltos que duró el pleito contra el tailandés. La recuperación de González es casi total.

“A partir de hoy (ayer) empezamos los entrenamientos de forma regular. Arrancamos de forma suave, solo con sombra y suiza, preparándonos para lo que venga”, explica Hernández. Eso sí, Román en cualquier momento puede tomar un avión y volar a Japón, donde hay una reunión planificada con su promotor Akihiko Honda. Por el momento no hay fecha exacta del viaje, pero sigue en la agenda.

Quince días al suave

“Me siento bien físicamente, las heridas (cortes en la cabeza) curaron rápido. Estoy tranquilo, desde ahora no voy a dejar de entrenar. Quizá a partir de mañana (hoy) aumente las horas de entrenamientos, pero serán sin mucha intensidad. Todavía no sé cuándo iremos a Japón, estamos analizándolo, pero cuando estemos claros vamos a hacérselos saber. Por ahora me quiero enfocar en el entrenamiento”, dijo Román.

“Solo realicé ejercicios de sombra. Fue media hora de entrenamiento, estoy comenzando al suave. Dentro de 15 días voy a comenzar a golpear el saco, hasta entonces también voy a realizar los corrin matutino, serán unos dos kilómetros cada día, en principio”, agregó el tetracampeón.

Atrás quedó el recuerdo amargo de una derrota inmerecida contra Rungvisai, quien en Tailandia disfruta de las mieles de un título que ganó gracias a la bondad de tres jueces que vieron la pelea de espalda. Un mes y 16 días después de ese mal momento en Nueva York, donde perdió el invicto, Román empieza su preparación de cara a la revancha, posiblemente a realizarse en septiembre próximo, en dos escenarios tentativos: Las Vegas, Nevada, o Los Ángeles, California.

Al otro lado del mundo, en Tailandia, Rungvisai comenzó sus entrenamientos desde el pasado lunes, enfocado en la revancha con Román y con la convicción de volver a imponerse sin dejar dudas, lo que significa triunfar por nocaut. Haxel Rubén Murillo


Noticias Relacionadas