Beísbol, Deportes por Harold Briceño Tórrez,

Juan Carlos Ramírez retira en fila a los últimos nueve bateadores que enfrenta ante los Reales de Kansas City en la primera apertura de su carrera en Grandes Ligas. Pierde el juego pero deja una buena sensación. J. C. poncha a nueve artilleros de los Astros de Houston en 5.1 episodios en su segunda salida como abridor. Vuelve a perder, pero envía señales de poder hacer mejores trabajos. Juan Carlos poncha a siete y reduce a solo dos imparables a los Atléticos de Oakland en siete innings en su tercera labor como miembro de la rotación de los Angelinos. Sale sin decisión, pero confirma que está listo para asumir con éxito la transición de relevista a abridor.

JC se ha mostrado sólido como abridor. Los Angelinos confían plenamente en él

En esas tres escenas se resumen los últimos días de Juan Carlos, el nicaragüense que llegó el año pasado a los Angelinos de Los Ángeles como relevista y ahora batalla por establecerse como abridor. Tres aperturas, dos derrotas y una sin decisión, no son números que convenzan sobre si en realidad Ramírez puede establecerse en su dicho rol. Sin embargo, si se deja a un lado el aspecto cuantitativo y en cambio se valora la calidad de cada presentación, el resultado será el pleno convencimiento de que el muchacho tiene lo necesario para afianzarse como miembro de una rotación.

De menos a más

La salida de Garret Richards, cuya vigencia en la lista de lesionados se extenderá por varias semanas más, le abrió a Juan Carlos un espacio en el cuerpo de abridores de los Angelinos. La primera salida fue ante los Reales de Kansas City el 14 de abril. Esa vez el inicio no fue como el nicaragüense lo esperaba, pues los rivales lo atacaron sin piedad y en las primeras tres entradas le fabricaron cinco carreras. Sin embargo, mostrándose como un lanzador de gran experiencia en enderezar lo torcido, cerró su presentación retirando a los últimos nueve que se pararon frente a él. Todo hace indicar que el nervio de abrir por primera vez a ese nivel lo enredó en el arranque, además del excesivo uso de su bola rápida, como él mismo lo señaló después.

22 ponches en 22 innings y un tercio acumula Juan Carlos Ramírez, exhibiendo una llamativa frecuencia ponchadora

En su segunda aparición como abridor le tocó enfrentar a los Astros de Houston y al “as” Dallas Keuchel. Desde el principio todo fue distinto. El novel abridor se trenzó en un duelo de picheo contra uno de los más dominantes lanzadores de la actualidad. J. C. permitió tres carreras en 5.1 episodios, en los que ponchó a 9 rivales, la cifra más alta de su carrera.

El pasado martes, en su tercera apertura, se mostró tan evolucionado en cuanto al manejo de su picheo, que blanqueó en siete entradas a los Atléticos, equipo que solo pudo alcanzar base por dos sencillos, uno de ellos dentro del cuadro, y por dos bases por bolas. De la primera a la tercera apertura hay mucha diferencia, es claro el desarrollo que está experimentando el nicaragüense, que parece dar pasos seguros hacia el establecimiento anhelado.

Ponchador intimidante

De lo que ha hecho Juan Carlos en sus últimas tres salidas, lo que más impresiona es su frecuencia ponchadora. En sus tres aperturas, J. C. ha ponchado a 19 bateadores en 17.1 entradas lanzadas. Fusiló a tres contra los Reales, nueve contra los Astros y siete contra Oakland. En total, en la temporada 2017, suma 22 ponches en 22.1 innings.

Eso es resultado del gran manejo que está realizando de su ampliado repertorio de lanzamientos y no hay quien mejor pueda comentar este aspecto que Martín Maldonado, el receptor de los Angelinos. “Juan Carlos tiró tan bien como cualquier abridor en las Grandes Ligas. Estuvo sobresaliente, pues buscó atacar la zona de strikes con cada uno de sus lanzamientos, localizó bien su bola rápida, su slider funcionó y la curva fue muy buena”, dijo el cácher al periodista Jeff Fletcher.

Por su parte, el mánager Mike Scioscia señaló que “este ha sido definitivamente  su mejor comienzo, él ha dado un gran paso adelante, mostrándose eficiente y efectivo”.

Otro que también se pronunció fue el timonel de los Atléticos, Bob Melvin,  quien manifestó que “él estaba lanzando muy fuerte, llegó a tirar 97 y 98 MPH, y además manejó muy bien su slider”.

Sobre su nuevo rol, J. C. dijo que “es un poco difícil, pero ya me estoy acostumbrando”, añadiendo que “hoy (martes) en la última entrada me sentía un poco cansado, y creo que 92 lanzamientos es la cantidad más alta que he tirado. No está mal, puedo tener cuatro días para recuperarme, solo me estoy divirtiendo”.

Sin apoyo

Las grandes presentaciones de Ramírez han sido opacadas por la poca o casi nula productividad de la ofensiva de los Angelinos, que solo han marcado dos carreras en los 17 episodios y un tercio que el pinolero ha trabajado como abridor.

En los duelos contra Reales y Astros solo fueron capaces de anotar una vez en cada desafío, desamparando por completo al nicaragüense. No hay pícher que pueda ganar, aun así forje una proeza monticular, si su equipo no lo apoya con carreras. Ojalá en su próxima apertura, que sería el domingo a las 1:05 p.m. ante los Rangers de Texas, Juan Carlos mantenga el dominio que ha mostrado y cuente por fin con el apoyo de sus compañeros.


Noticias Relacionadas

Tras vencer a los Rays de Tampa Bay el pasado viernes 15 de junio en su debut en Grandes Ligas, el derecho nicaragüense Jonathan Loáisiga enfrentar...

por Harold Briceño Torrez

Cuenta la leyenda que la primera presentación de cada uno de los 16 nicaragüenses, que hasta la fecha han debutado en Grandes Ligas, no siempre ...

por Harold Briceño Tórrez