El nica tuvo una gran presentación. / AFP
El nica tuvo una gran presentación. / AFP

Beísbol, Deportes por Harold Briceño,

Juan Carlos Ramírez ayer brilló. Desde la loma de la casa de los Angelinos no hubo forma de descifrar el enigma que representó JC, tirador que tras sus dos primeras aperturas solo había dejado la sensación de poder establecerse como abridor, pero que anoche, ponchando a siete y permitiendo solo dos hits en siete entradas, dejó claro que está listo para asumir el nuevo rol.

Desde el inicio Juan Carlos lanzó una seria advertencia, y dominando sin apuros a los tres primeros Atléticos que enfrentó, dejó claro que deseaba ser el dueño de la noche. Exhibiendo un brazo de potencia intimidante, el nicaragüense ponchó a los dos primeros rivales que enfrentó, Jaff Decker y Ryon Healy, para cerrar la entrada dominando en elevado a la zona foul del jardín izquierdo a Jed Lowrie.  Tras ese arranque de dominio absoluto, JC debió sentirse inmenso, seguro de estar comenzando una faena de números impresionantes.

Volvió a la carga en la segunda entrada, listo para seguir con el trabajo de atornillar a los de Oakland. Otra vez lució como un gigante indescifrable, metiendo miedo con sus meteóricos envíos, que en ocasiones alcanzaron las 98 millas por hora (mph).

Enfocado en mantenerse imbatible y con su brazo echando humo, el de la Colonia 14 de septiembre subió volvió a la loma en el tercer episodio, para entonces ya se mostraba con una seguridad insuperable, y lo demostró retirando sin mayores complicaciones a los tres que se atrevieron a retarlo.

De pronto, cuando parecía que Ramírez estaba en plan de ponchar incluso al mejor artillero de las Grandes Ligas, apareció Decker, el primero en la alineación de los Atléticos, acabando con el sueño de la noche perfecta. Su imparable al jardín central puso fin a la racha de nueve retirados en fila que tenía el pinolero. Sin embargo, con el juego perfecto borrado súbitamente del mapa de las posibilidades, Juan Carlos no se dejó arrebatar la inspiración y menos el dominio.


Noticias Relacionadas

Desde siempre, las selecciones cubanas se han caracterizado por su ambición de ganar, es como si sus peloteros fueran alérgicos al fracaso. No impor...

por Harold Briceño Tórrez

En Carazo la gente rumora sobre la venidera campaña del Campeonato Germán Pomares y en sus constantes conversaciones no esconde las esperanzas de ve...

por Harold Briceño Tórrez